Artículo seleccionado »

Auditoria eléctrica


Por Ronaldo López Serrazina

La mejor herramienta para la evaluación de los programas de seguridad eléctrica exitosos

Las auditorías eléctricas constituyen una práctica habitual en las empresas o instituciones comprometidas con la seguridad de su personal y su confiabilidad eléctrica, con el fin de identificar y analizar los diversos aspectos de la situación y bondad de sus programas de seguridad eléctrica y si es preciso, dar fe de ello. Estas auditorías pueden realizarse para evaluar el avance de un programa o bien pueden realizarse al inicio del programa de seguridad eléctrica, para conocer en detalle la situación en que se encuentra la empresa. Esta información resultará muy valiosa y podrá ser utilizada luego como herramienta de medición para evaluar el mejoramiento continuo.

Las normas de seguridad eléctrica han sido desarrolladas para proteger tanto a las personas como a los equipos, y las propiedades, contra los riesgos que surgen del uso de la electricidad. Para lograr este propósito, desde luego se deben observar y cumplir dichas normas. La verificación del cumplimiento, por medio de las auditorías de los programas de seguridad eléctrica realizadas por auditores eléctricos calificados y bien entrenados, contribuyen a la seguridad de los equipos y el bienestar de las personas.

La importancia que tienen las auditorías eléctricas realizadas por personal calificado, ha sido minimizada por quienes poseen un conocimiento limitado de la electricidad o de estos programas de seguridad. La apropiada auditoría de un programa de seguridad eléctrica requiere mucho más conocimiento, habilidad y discernimiento de lo que comúnmente algunos creen. Un auditor eléctrico no sólo necesita conocer las normas eléctricas y tener una comprensión adecuada de la teoría y la práctica eléctrica, sino que también debe ser un experto en la aplicación de las técnicas necesarias para realizar auditorías eléctricas precisas. Saber cómo realizar una auditoría eléctrica en un programa nuevo, así como en uno ya existente, es una habilidad que se perfecciona con el tiempo y que resulta del estudio y la práctica desarrollada a través de años de experiencia.

Auditoria eléctricas según la normativa NFPA
Las auditorías son esenciales en el desarrollo de exitosos programas de seguridad eléctrica que tienen como base las normas NFPA 70B, Práctica recomendada para el mantenimiento de equipos eléctricos,  NFPA 70E, Norma para la seguridad eléctrica en lugares de trabajo, y las buenas prácticas de seguridad eléctrica que empresas de calidad van recopilando a través de las asesorías realizadas a empresas de diversas actividades productivas. Entre las herramientas utilizadas por empresas calificadas para este tipo de auditorías, se debe contar con un minucioso manual de auditorías que se adapta a la realidad y los requerimientos de cada empresa en particular. Dentro de las áreas que considera este manual de auditorías se consideran, entre otras, las siguientes:

  • Procedimientos de seguridad
  • Documentación del sistema eléctrico, planos unifilares, estudios de corto circuito, coordinación de protecciones, relámpago de arco (arc flash), etc.
  • Equipo eléctrico en general e instalaciones eléctricas
  • Políticas y registros de mantenimiento
  • Programas de los distintos tipos de mantenimiento
  • Programas y cumplimiento de capacitación del personal electricista
  • Relación de elementos de seguridad: Equipos de Protección Personal (EPP), herramientas y equipo de prueba con que se cuenta
  • Procedimientos y/o Instrucciones de atención y/o de mantenimiento a los equipos eléctricos
  • Registros de incidentes y/o accidentes eléctricos
  • Registros de fallas eléctricas
  • Subestaciones/Casetas de control/Generadores/Aparatos de conexión (Switchgears)-CCMs.
  • Instalaciones generales
  • Motores y otros equipos (motores, cables y ductos, mantención, operación según diseño, limpieza)
  • Procedimientos de seguridad
  • Equipo de seguridad
  • Dispositivos de advertencia
  • Estaciones de baterías
  • Documentación
  • Registros de mantención
  • Capacitación del personal electricista

Los procedimientos de auditoría eléctrica incluyen mucho más que una simple visita de observación de los programas a auditar. La familiarización con el lugar por medio de la revisión de toda la información que facilita la empresa a auditar como los planos, procedimientos de trabajos, pautas de mantenimiento y otros que ayudan a los auditores a prepararse mejor para realizar la auditoría, permiten identificar las áreas importantes de las instalaciones y confeccionar las pautas de inspección adecuadas de acuerdo a lo solicitado por el auditado.

Objetivos de las auditorias eléctricas
Los objetivos que se plantea la empresa al momento de solicitar la auditoría de su programa de seguridad eléctrica son los siguientes:

  • Verificar en forma objetiva y documentada el cumplimiento de la legislación nacional  vigente; y de los compromisos adquiridos por la empresa y los especificados en las normas NFPA 70B y 70E, según lo establecido en relación a la prevención de riesgos eléctricos.
  • Identificación y evaluación de todas las no conformidades en relación con la prevención de riesgos eléctricos para el personal, los equipos y la pérdida de confiabilidad de los procesos.
  • Diseñar y confeccionar la estrategia y metodología para la implementación de un plan de prevención de riesgos eléctricos en toda la empresa, que considere, entre otras: herramientas, capacitación, comunicación interna, folletos, trípticos, videos, etc.

 

Estas auditorías, al considerar la norma NFPA 70B, también permiten:

  • Determinar las acciones de mejoramiento necesarias para lograr un sistema de mantenimiento que integre aspectos como: Confibilidad Eléctrica, seguridad eléctrica, información del mantenimiento y procedimientos recomendados para el mantenimiento.
  • Identificar los riesgos asociados a deficiencias en el mantenimiento detectadas durante la ejecución de la auditoría.

Metodología
Las auditorías eléctricas constituyen la base para desarrollar un programa integral de seguridad eléctrica que permita evitar la ocurrencia de accidentes a causa de, u ocasionada por la energía eléctrica. Para ello las auditorías eléctricas, se dividen en 3 grandes fases, que son las siguientes:

  • Actividades de pre-auditoría y revisión de información existente
  • Actividades de auditorías in situ.
  • Estrategia de implementación

Actividades de pre-auditorías
Con las actividades de pre-auditorías, se busca lograr el involucramiento y participación activa de todos los niveles jerárquicos de la empresa, partiendo del directorio y su nivel gerencial. Además, a través estas reuniones, se mantendrá constantemente informada a la empresa acerca de los trabajos relativos al Programa de Prevención Riesgos y Mantenimiento Eléctrico.

Las actividades de pre-auditorías, desempeñan un rol fundamental en todo el proceso, ya que es en esta etapa donde el equipo auditor debe recibir la información pertinente por parte de la empresa a auditar, definir las responsabilidades inherentes a las auditorías y confeccionar los listados de verificaciones de acuerdo a las instalaciones y las normas a auditar.

Se debe revisar la información existente en la empresa, en relación a planos, autorizaciones, certificaciones, mantenimiento, procedimientos y todo lo que tenga relación con los trabajos, instalaciones y equipos eléctricos. En general, se revisan los antecedentes disponibles que puedan ser útiles para evaluar el programa de seguridad.

Visitas  de campo y auditorías
Después de ver los antecedentes entregados por la empresa a auditar, los consultores desarrollan una revisión independiente refiriéndose a todos los aspectos que conforman un buen Programa de Prevención de Riesgos y Mantenimiento Eléctrico. En este sentido, se destaca que las visitas a terreno y auditorías estarán orientadas a desarrollar una evaluación profunda de las actividades que se llevan a cabo y que, de alguna manera, podrían estar comprometiendo su buen desempeño en relación a la seguridad eléctrica.

A través de las visitas a terreno y auditorías, se complementa la información entregada por la empresa, de modo tal que se contará con los datos y antecedentes iniciales que constituirán un  punto de partida sobre el cual se sustentará el Programa de Prevención de Riesgos Eléctricos.

Al finalizar cada auditoría in situ, se entrega un informe con todas las desviaciones del programa que se hayan detectado y, si las empresas así lo requieren, estrategias de implementación para cada una de estas desviaciones. El informe mostrará la forma en que funciona el programa, contendrá las mejoras recomendadas, y la proposición de un exhaustivo programa de implementación.

Estrategia de implementación
La elaboración de un programa de actividades bien diseñado será lo que permita a la empresa materializar un Programa de Prevención Riesgos y Mantenimiento Eléctrico exitoso. Para ello, se debe validar el programa con la gerencia a fin de obtener los recursos. Además, se deben planificar las actividades identificando en cada uno de los casos los recursos humanos y financieros necesarios para llevarlas a cabo. Para su efectiva implementación es necesario generar el compromiso de los participantes y desarrollar capacidades técnicas relativas a la prevención de riesgos eléctricos, tanto en el ámbito corporativo como entre los responsables de las líneas de proceso. Para obtener esto, se debe generar un programa de capacitación que permita tener una retroalimentación de su efectividad.

Beneficios de la auditoria eléctrica
Las auditorías eléctricas, ayudan a los directores de empresas a optimizar sus sistemas. Para impulsar la excelencia operativa se debe ir más allá de la simple auditoría convencional y debe trabajarse con denuedo en la búsqueda de soluciones para los problemas que estas auditorías detectan. Es en este punto, donde otros habitualmente fallan.

Una auditoría eléctrica realizada por profesionales ayuda a definir los problemas que están afectando a  los programas de seguridad y mantenimiento, y esto será justamente lo que permita desarrollar soluciones realmente eficaces.

  • Mejora la seguridad de las personas y de los equipos y/o instalaciones
  • Realizar una auditoría eléctrica en forma oportuna permite detectar acciones y/o condiciones inseguras para las personas. Así como posibles puntos de falla en los equipos.
  • Reduce los costos operativos
    En todas las auditorías, el objetivo es reducir los incidentes no deseados. A través de su implementación, permite reducir los costos operativos, puesto que la metodología se basa en las normas NFPA 70E, y NFPA 70B. Es decir: “Seguridad y mantenimiento de los equipos y/o sistemas eléctricos críticos”.
  • Mejora la productividad
    Una auditoría detallada de su sistema eléctrico puede mejorar de manera espectacular la productividad de toda su empresa. Ya que disminuye las detenciones de planta no deseadas, al evaluar los programas de mantenimiento y su aplicación directamente en el campo.
  • Minimiza o elimina costos
    El conocimiento de los hechos elimina las costosas especificaciones y compras basadas en "conjeturas".

Si su empresa está a punto de someterse a una expansión, comprar nuevo EPP, contratar capacitación o implementar nuevos programas de mantenimiento, una auditoría puede ayudarle a extraer más rendimiento de sus sistemas existentes; demorando, de este modo, la necesidad de comprar o contratar. Además, la auditoría puede ayudarle a determinar con exactitud el tamaño correcto de los componentes, equipos o EPP en lugar de adquirir uno excesivamente grande sólo “por si acaso”. Y, esto… ¡le ahorrará mucho dinero!

Ronaldo López Serrazina, Ingeniero Profesional, es Director de la consultora NFPA 70E Information para Latinoamérica, y auditor líder de programas de seguridad y confiabilidad eléctrica. También es conferencista, instructor y consultor de la Norma NFPA 70B. Su correo electrónico es rlopez@nfpa70e.info.


Cumbre ALAS

Normas NFPA »