Artículo seleccionado »

NFPA 25, Norma para la inspección, comprobación y manutención de sistemas hidráulicos de protección contra incendios.


Por Lisa Nadile

QAEn el año 2008, se publicó una nueva edición de NFPA 25, Norma para la inspección, comprobación y manutención de sistemas hidráulicos de protección contra incendios. Como su nombre lo indica, esta norma consolida todos los requisitos de los sistemas de rociadores y de los sistemas relacionados tales como tuberías subterráneas, bombas de incendio, tanques de almacenamiento, sistemas de pulverización de agua y sistemas de rociadores de agua-espuma. Esta última edición también incorpora los requisitos de NFPA 750, Norma sobre sistemas de protección contra incendios de neblina de agua. Actualizada por última vez en el año 2002, NFPA 25 reemplaza las prácticas recomendadas estipuladas en NFPA 13A, Práctica recomendada para la inspección, comprobación y manutención de sistemas de rociadores, y NFPA 14A, Práctica recomendada para la inspección, comprobación y manutención de sistemas de tubería vertical y de mangueras.

NFPA Journal habló con David Hague, Ingeniero Senior en Protección contra Incendios de la NFPA, que se desempeña además como personal de enlace de la norma NFPA 25.

LN: ¿Por qué motivo se crea esta norma?
DH: El antecedente de la NFPA 25 fue la Práctica Recomendada NFPA 13A, vigente desde aproximadamente el año 1939. Al tratarse de una práctica recomendada, al igual que la NFPA 14A, su cumplimiento no era obligatorio. Uno de los motivos por el cual fue convertida en norma era otorgarle cierto carácter de obligatoriedad. La razón principal por la que se creó el comité fue debido a que el mantenimiento inadecuado era uno de los factores que contribuía a las falla de los sistemas. Específicamente, el 35 por ciento de los casos de fallas en los sistemas se debía a una causa de fácil solución, como el cierre involuntario de una válvula, cualquiera fuera el motivo—tal vez el mantenimiento, tal vez intencionalmente, o tal vez por error. Esta norma presta considerable atención a ese problema específico. Requiere que se lleven a cabo inspecciones semanales, y en ciertos casos mensuales, de las válvulas, a fin de garantizar que las mismas estén abiertas cuando deban estarlo.

LN: La edición 2008 incorpora información conservada en registros desde hace casi cinco años.
DH: Así es. El tema de los registros tiene como fin crear una base de datos, de manera que podamos observar el desempeño de un sistema de un año a otro. Uno de los usos más ventajosos de esta base de datos se aplicaría en las pruebas de las bombas de incendio. Si se detecta una disminución en la potencia de salida de una bomba de incendio de un año a otro, podrá establecerse un método que permita observar, en un determinado momento, si la bomba presenta fallas o si su capacidad será insuficiente para cubrir la demanda del sistema. Es importante disponer de los registros durante un plazo no inferior a los cinco años.

LN: ¿Quiénes son las personas que utilizan esta norma?
DH: Creo que esta norma es útil para el personal de los servicios contra incendios, para los contratistas y para los propietarios de edificios. En su última edición, se exige a los propietarios de edificios el cumplimiento de la Norma, y se asigna a los jefes de bomberos la responsabilidad de garantizar que dichos propietarios cumplan con su obligación. Obviamente, los propietarios de edificios se han visto involucrados, y son también responsables de brindar una adecuada protección para la seguridad de los ocupantes y, por supuesto, de la estructura misma.

LN: ¿Se ha producido algún incidente que haya renovado el interés por esta norma?
DH: Parte de la atención que actualmente se le presta a la Norma podría derivar de los sucesos del 11 de septiembre, como la necesidad de mantener los sistemas en condiciones operativas, especialmente cuando se trata de infraestructuras críticas o en áreas que pudieran verse afectadas por un ataque terrorista. Los sucesos que tuvieron mayor impacto sobre la norma NFPA 25 se produjeron en los años 90, con los incendios ocurridos en el rascacielos One Meridian Plaza y en el Banco de Comercio Interestatal, en California. Ese incidente tuvo un tremendo impacto sobre el capítulo que describe las tuberías verticales, dado que se vieron involucrados los sistemas de tubería vertical y la falta de conocimientos sobre dichos sistemas.

LN: ¿Para qué que queda uno capacitado luego de leer la norma?
DH: Depende de su rol, por supuesto, pero creo que cuando los propietarios de edificios leen esta norma, lo que procuran es determinar cuáles son las actividades que deben llevarse a cabo para mantener sus sistemas en condiciones operativas. Desean conocer cuáles son los requisitos sobre informes. También quieren saber qué es lo que exigen los departamentos de bomberos cuando llevan a cabo las inspecciones de los sistemas en operación.

Informo a los propietarios de edificios que los aspectos más críticos relacionados con mantener un sistema en operación deben ser consultados en las tablas incluidas en el capítulo que describe cada uno de los sistemas. Allí se desglosan los requisitos básicos de cada sistema. Los propietarios deben prestar especial atención a los requisitos de documentación, ya que cuando el departamento de bomberos inspecciona el edificio, se les solicitará los documentos que avalen el cumplimiento. Ello sólo puede ser verificado mediante la presentación de informes de pruebas y de documentación.

LN: ¿Cuáles son las preguntas que le formulan con mayor frecuencia?
DH: Son varias. En nuestro sitio web tenemos un listado de las preguntas que se formulan con mayor frecuencia. Una de ellas hace referencia a las bombas de incendio y a si estas deben ser sometidas a pruebas en forma semanal o mensual. [Nosotros requerimos una prueba semanal], dado que la intención es garantizar que la bomba de incendio pueda encenderse y funcionar correctamente. Otro de los aspectos sobre el que se nos consulta frecuentemente está relacionado con el requisito que deben cumplir los propietarios de edificios de quitar los rociadores de su sistema y enviarlos a un laboratorio para que sean analizados, a fin de asegurarse de que funcionan correctamente y que no estén siendo afectados por entornos poco propicios o por algún tipo de degradación. Lleva algún tiempo implementar dichas frecuencias en las pruebas. Por ejemplo, para un rociador de uso habitual [en un edificio de oficinas] podrían transcurrir 50 años antes de que deba ser sometido a prueba. Sin embargo, algunos de los rociadores más nuevos, como los rociadores residenciales de respuesta rápida, deben ser sometidos a prueba luego de 20 años. Estamos actualmente en el momento en que los primeros rociadores residenciales deben ser sometidos a prueba, dado que fueron originalmente listados en, o alrededor del año 1982 y ya se ha cumplido el plazo de 20 años. Debería ser mayor la cantidad de rociadores de ese tipo que estén siendo sometidos a pruebas.

LN: ¿Cuáles son los cambios más importantes que se han introducido en la edición 2008 de NFPA 25?
DH: Uno de los cambios más significativos ha sido la incorporación del requisito sobre el diseño basado en el desempeño, incluido en el Capítulo 4, “Requisitos Generales”. Si dispone de la documentación correcta y ha verificado que su bomba de incendios funciona perfectamente, podrá modificar la frecuencia de las pruebas, y en lugar de ser semanales, podrán ser más espaciadas. Por otro lado, si la bomba se descompone todo el tiempo, las pruebas deberán hacerse con una frecuencia mayor.

El anexo de la Norma incluye un extenso ejemplo sobre cómo determinar la frecuencia, y la Norma permite modificar la frecuencia de las pruebas o del mantenimiento, en función del desempeño efectivo del sistema. La creencia de que en un entorno tipo oficina habrá rociadores es relativamente posible, así como suponer que no habrá cambios drásticos de temperatura. Los componentes de los rociadores mostrarán, probablemente, un muy buen desempeño. Los mismos componentes colocados en un entorno no propicio, donde podrían verse afectados por corrosión o cambios drásticos de temperatura, no mostrarán un desempeño tan bueno. Es decir, que no hay un criterio que pueda aplicarse en todas las situaciones.

En esta última edición, uno de los cambios más importantes ha sido la inclusión de nuevas tablas sobre el reemplazo y prueba de los componentes. Cuando se modifica o reemplaza un componente defectuoso, [debemos saber] cuál es el tipo de prueba que debe llevarse a cabo para verificar si el nuevo componente funciona en forma adecuada. Este tema ha sido objeto de debate entre contratistas y jefes de bomberos, y por tal motivo el comité ha incorporado estas tablas, a fin de aclarar qué es exactamente lo que debe hacerse y garantizar que no se estén haciendo demasiadas pruebas ni tampoco demasiado pocas, sino que se estén haciendo las pruebas correctas. Esta norma elimina las conjeturas de contratistas y jefes de bomberos. Otro cambio significativo ha sido la inclusión del capítulo sobre agua nebulizada, transcripto directamente de la norma NFPA 750. [El comité] procura coordinar o consolidar todos los requisitos de inspección de mantenimiento y prueba para sistemas hidráulicos.

LN: ¿Hay alguna otra área del contenido de la Norma que los miembros deberían conocer?
DH: Uno de los cambios que el comité ha introducido en las ediciones previas se refiere a los interruptores del flujo de agua, un componente común que debe conectarse entre los sistemas mecánicos y eléctricos. Dicho cambio se basó en la investigación llevada a cabo por el [comité] del NFPA 72, Código Nacional de Alarmas de Incendios, en el año 1996. Se detectó que el índice de fallas de los interruptores de flujo de agua casi se duplicaba cuando las pruebas se llevaban a cabo anualmente, en lugar de semestralmente. Por tal motivo, el código NFPA 72, y ahora la norma NFPA 25, subrayan la necesidad de realizar las pruebas dos veces al año. El índice de fallas muestra un valor muy bajo, pero cuando se observan picos de esos niveles —cuando el índice se dispara— se considera inaceptable.

LN: ¿Podría haber algún usuario que desconozca la importancia de esta norma?
DH: Creo que muchos. Cuando un instalador finaliza la instalación del sistema de rociadores, uno de los requisitos que debe cumplir es la entrega de una copia de la norma NFPA 25 al propietario del edificio. Creo que en muchos casos eso no se cumple. Los propietarios de edificios sólo tratan de cumplir con la ley, y pueden estar o no familiarizados con el sistema de rociadores. Probablemente desconozcan qué es lo que el sistema de rociadores aporta, excepto que ha hecho posible que se les conceda un permiso de ocupación. Probablemente no sepan que deben cuidar el sistema para que funcione adecuadamente. Por eso creo que existen muchos propietarios de edificios que no saben qué es lo que deben hacer para mantener el sistema en funcionamiento a su máximo potencial.

LN: ¿Qué cree que está ocurriendo con la Norma y cómo evolucionará en el futuro?
DH: Creo que incorporaremos la espuma de baja, media y alta expansión, dado que también se utiliza en los sistemas hidráulicos.


NFPA-APSEI 2014

Normas NFPA »