Artículo seleccionado »

Cómo comprender cuáles son los riesgos de la tarea


Por Chip Carson, P.E.

Los códigos y normas de la NFPA definen a los riesgos de manera diferente.

in_compliance_smLos códigos y normas de la NFPA definen “riesgo” aplicando la perspectiva del propósito del documento. No existe una única definición para riesgo o nivel de riesgo debido a que la definición común de “potencial de provocar un daño” pasa a un segundo plano por las diferencias específicas del documento respecto del potencial del tipo de daño. Al consultar diversos documentos, el usuario puede confundirse con los cambios o, peor, ni siquiera notar que las mismas palabras se usan en diferentes conceptos y contextos.

Por ejemplo, la Sección 6.2.2.2, Contenidos de riesgo leve, de NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, define a los contenidos de riesgo leve como aquellos de “combustibilidad tan baja en los que no puede auto-propagarse un incendio”. La Sección 6.2.2.3, Contenidos de riesgo ordinario, define a los contenidos de riesgo ordinario como aquellos “que probablemente ardan con una rapidez moderada o que generen un volumen considerable de humo”. Y la Sección 6.2.2.4, Contenidos de riesgo elevado, define a lo contenidos de riesgo elevado como aquellos “que probablemente ardan con una rapidez extrema o en los explosiones sean probables”.

Estas definiciones de riesgo se basan en el riesgo para la seguridad humana y se aplican sólo a los contenidos, y no a la estructura del edificio. Es interesante tomar en cuenta que la definición de riesgo leve se aplicará a muy pocos edificio, dado que la frase “en los que no puede auto-propagarse un incendio” excluye a los edificios con algún tipo de contenido combustible. Un edificio que almacena sal para el departamento de vialidad estatal puede ser un ejemplo.

NFPA 10, Norma para extintores portátiles, emplea una definición distinta para riesgo, que se basa en la capacidad de una persona de utilizar un extintor de incendio portátil para extinguir un incendio. Por ejemplo, la Sección 5.4.1.1, Riesgos leves (bajos), define a las ocupaciones de riesgo leve (bajo) como “lugares en los que la cantidad y combustibilidad de los materiales combustibles de Clase A y los materiales inflamables de Clase B es baja y se prevén incendios con tasas de liberación de calor relativamente bajas. Dichas ocupaciones presentan riesgos de incendio con cantidades normalmente previstas de mobiliarios combustibles de Clase A y/o en las que la cantidad total prevista de materiales inflamables de Clase B presente se estima es inferior a 1 galón (3,8 L) en cualquiera de las habitaciones o áreas”.

Esta definición nos lleva a preguntarnos qué es “baja cantidad y combustibilidad” y cómo ello se puede aplicar a una ocupación en particular, pero en la nota del Anexo se incluyen diversos ejemplos de ocupaciones de riesgo leve, otro de los motivos por los que ¡siempre deberían leerse esas notas de los anexos!

Es decir, el Código de Seguridad Humana consideraría que un edificio de oficinas presenta un riesgo ordinario, pero la norma NFPA 10 consideraría que presenta un riesgo leve para la colocación de extintores de incendio portátiles.

NFPA 13, Norma para la instalación de sistemas de rociadores, incluye en el Capítulo 5 una serie distinta de definiciones de riesgo que se basan en la capacidad de los rociadores de controlar un incendio, y otras normas también describen distintas definiciones de los niveles de riesgo.

Esta complejidad nos indica que se trata de un área que requiere un mayor desarrollo, y es una de las áreas para la que disponemos de herramientas de cuantificación con el fin de introducir una mejora importante.

Por el momento, cuando se debata sobre riesgos, asegúrese de que todas las partes involucradas comprendan el contexto o el código o norma en los que se emplea el término. La clasificación adecuada del riesgo puede ser diferente dentro del mismo edificio o de las mismas instalaciones, según el código o norma que se aplique.

Chip Carson, Ingeniero Profesional, es presidente de Carson Associates Inc., una consultora especializada en ingeniería y códigos de incendios. Además, es miembro de la Junta Directiva de la NFPA.


Cumbre ALAS

Normas NFPA »