Ahora, no obstante, después de los severos y repetidos impactos de los incendios forestales en estados occidentales, los legisladores están finalmente teniendo una clara idea de las soluciones reales. En combinación con la promesa de cientos de millones de dólares para la restauración de los bosques nacionales y la resiliencia de los incendios forestales a través del proyecto de ley de conciliación presupuestaria federal, Oregón y California parecen estar en el camino correcto para fijar un precedente positivo en la reducción del riesgo de incendios forestales que al fin rompe el ciclo de construir, incendiar, repetir.

En junio, los legisladores de Oregón aprobaron más de $600 millones de dólares para brindar apoyo a la recuperación de la comunidad luego de los incendios forestales de septiembre del 2020 que quemaron más de un millón de acres en todo el estado y destruyeron más de 4,000 viviendas. En lugar de focalizarse únicamente en una veloz reconstrucción – una estrategia que con frecuencia lleva a repetir los desastres si no se aplican medidas de seguridad – el estado asimismo asignó fondos para mejorar la resistencia a los incendios de estructuras reconstruidas, junto con un apoyo financiero para el personal del departamento de construcción y planificación. El estado asimismo aprobó un plan integral para mejorar la prevención y mitigación de incendios forestales en curso que incluye un mapeo del riesgo, nuevas normas sobre espacio defendible, actualizaciones de los requisitos de planificación de servicios públicos eléctricos, un proceso para los servicios de evacuación voluntaria y refugio de emergencia, e inversión en la capacitación de los trabajadores e implementación de políticas.

California está también tomando importantes medidas. Durante el último año, la legislatura ha actuado sobre varios proyectos de ley presupuestarios para asignar miles de millones de dólares a la prevención de incendios forestales y preparación contra eventos climáticos. Además de la capacidad para tratar y manejar combustibles vegetales en millones de acres de tierras estatales y privadas, estos fondos darán apoyo al débil programa de inspección de espacios defendibles de California y asignarán nuevos importes a la educación pública y planificación del uso de tierras. La acción de California le sigue a una acción similar en el 2019, cuando los legisladores del estado tomaron la audaz medida de modificar las reglamentaciones estatales para invertir en actualizaciones de estructuras y aumentar así la resistencia de las viviendas a la ignición de incendios forestales – un cambio importante de la típica reacción de invertir en nuevas dotaciones de bomberos y capacidad de respuesta a emergencias después de destructivos incendios. No obstante, la desaceleración económica del último año reprimió los planes de invertir $100 millones del dinero estatal y federal en ayuda para que los dueños de viviendas estales puedan actualizar sus propiedades.

Además de los dólares del estado, el Congreso debe aprobar una similarmente audaz y sostenida inversión para abordar el problema de los incendios forestales. Los incendios forestales son un problema nacional, y como lo mencionó NFPA en una reciente carta al Congreso y comités relevantes, el financiamiento que sería brindado por el paquete de conciliación presupuestaria federal es una oportunidad única en esta generación para reducir las peligrosas condiciones combustibles que alimentan los catastróficos incendios forestales y degradan la calidad del aire de costa a costa.

Al reunir el deseo político de establecer tanto reglamentaciones como financiamiento que ataquen el problema de los incendios forestales en diversos frentes, Oregón y California están demostrando que es posible para los estados invertir en seguridad mucho antes de que comiencen los incendios forestales. Este enfoque proactivo es un importante componente de la iniciativa de la política Outthink Wildfire de NFPA, un proyecto dedicado a ponerle fin a la destrucción de las comunidades a causa de incendios forestales para el 2050. Outthink Wildfire estaba listo con información, normas y las mejores prácticas para ayudar a los legisladores de Oregón y California a concentrarse en las acciones que fueran posiblemente más efectivas para reducir las pérdidas por incendios forestales. Estos recursos están disponibles para cualquier organismo legislador o para cualquiera con interés en reducir las pérdidas por incendios forestales.

El personal y asociados de Outthink Wildfire están trabajando arduamente para darle impulso a una práctica y sensata política y a una inmediata aplicación de factibles soluciones. Construir, incendiar, repetir ya no es una alternativa.

MICHELE STEINBERG es directora de la División de Incendios Forestales de NFPA.