La pandemia global de COVID-19 provocó el cierre de muchas áreas de todo el mundo, dejando a una gran variedad de edificios sin ocupantes durante un extenso período. Las deficiencias en puertas generalmente se detectan con el uso diario, pero con tantos edificios, ya sea que quedan desocupados o que están siendo usados por menos personas, es posible que esas deficiencias puedan haber pasado inadvertidas. Es por eso que este es un buen momento para que los propietarios de edificios se aseguren de que las puertas de los medios de egreso estén funcionando correctamente antes de que los edificios vuelvan a ser ocupados.

Generalmente, la gente cree que las puertas cortafuego son el único tipo de puertas que requieren ser inspeccionadas, pero en realidad, las puertas de todos los tipos son una parte integral del sistema de medios de egreso, y asegurarse de que funcionen según lo previsto es vital para la seguridad humana de los ocupantes. En determinadas ocupaciones, debe llevarse a cabo una inspección y prueba anual de las puertas equipadas con herrajes antipánico o herrajes de salidas de incendio, puertas en cerramientos de salida, puertas de egreso cerradas mediante traba eléctrica o puertas con cualquier tipo de cerraduras especiales. NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, requiere estas inspecciones solamente en ocupaciones de reunión pública, educacionales, hogares de día y ocupaciones residenciales de asilo y centros de acogida. Sin embargo, si su edificio ha quedado desocupado, llevar a cabo una de estas inspecciones puede ayudarlo a identificar las deficiencias.

Durante la inspección anual, las puertas tienen que ser evaluadas conforme a los criterios descritos en NFPA 101. Esto es para garantizar que los ocupantes puedan usar la puerta según lo previsto, que la puerta misma funciona apropiadamente y que todos los sistemas de herrajes o cerraduras instalados en la puerta también están funcionando apropiadamente. Este resumen no pretende ser una lista completa de esos criterios, sino remarcar algunos de los requisitos de inspección y prueba de 7.2.1.15.

Por ejemplo, en condiciones de emergencia, recorridos sin obstrucciones contribuyen a facilitar la evacuación ordenada de un edificio. Por consiguiente, el área de piso a cada lado de la puerta tiene que mantenerse libre y la puerta tiene que poder abrirse y cerrarse sin inconvenientes. Si el recorrido está bloqueado, o la puerta no puede abrirse, los ocupantes pueden tener que dar la vuelta y encontrar otra manera de salir, lo que puede representar una pérdida de tiempo valioso.

Los ocupantes también tienen que tener la capacidad de abrir la puerta hasta la posición de totalmente abierta, de manera que tiene que confirmarse cuál es la fuerza requerida para operar la puerta; por ejemplo, el código especifica la fuerza máxima requerida para liberar el pestillo en la mayoría de las puertas con bisagras laterales. De manera similar, el código también especifica la fuerza máxima requerida para poner en movimiento la hoja de la puerta, la fuerza máxima requerida para abrir la hoja de la puerta hasta el ancho requerido y la fuerza de apertura máxima para hojas de puertas en edificios existentes.

Si una puerta abre hacia un pasillo, corredor, pasadizo o descanso, tiene que verificarse la proyección de la hoja de la puerta para asegurarse de que no impida de manera significativa el recorrido de otros ocupantes.

Asimismo, el código especifica que el mecanismo de liberación de cualquier pestillo tiene que estar montado a la altura apropiada. Los ocupantes suelen buscar el mecanismo de liberación a una determinada altura, y podría malgastarse un tiempo valioso en una condición de emergencia si los ocupantes tienen que buscar el dispositivo de liberación. Además, puede a los ocupantes costarles encontrar el mecanismo de liberación en situaciones de baja iluminación.

El equilibrio entre la seguridad humana y la seguridad física ha suscitado un continuo debate, y como resultado de violentos incidentes, tales como tiroteos en lugares de trabajo, una gran cantidad de dispositivos de seguridad del mercado postventa se han vuelto populares. Sin embargo, muchos de estos dispositivos prohíben el libre egreso de los ocupantes de un edificio, que es un concepto fundacional del Código de Seguridad Humana. Otros criterios de la inspección de puertas requerida en NFPA 101 aseguran que se usen solamente cerraduras seguras y que cumplan con lo establecido en el código.

Si bien el Código de Seguridad Humana requiere que estas inspecciones sean anuales, también permite una inspección menos frecuente si es apropiada una opción basada en el desempeño. Aunque no todas estas puertas serán puertas cortafuego, el Anexo J de NFPA 80, Norma para Puertas Cortafuego y Otras Protecciones para Aberturas, incluye información sobre el enfoque basado en el desempeño que puede aplicarse para justificar períodos más prolongados entre las inspecciones. Muchos de los requisitos de inspección y prueba para estos tipos de puertas están previstos para asegurarse de que la puerta tiene el desempeño esperado y que cualquier herraje y mecanismo de cerradura adicional cumple con lo establecido en el código y funciona apropiadamente.

Si sus instalaciones han quedado desocupadas por un período cualquiera de tiempo, se le requiera o no que complete estas inspecciones, puede ser conveniente inspeccionar y probar todas las puertas de los medios de egreso antes de volver a ocupar el edificio.

 

Valerie Ziavras es ingeniera en Servicios Té