La soldadura inadecuada, por ejemplo, fue la causa del fuego que dio lugar a la catastrófica explosión ocurrida en Beirut en 2020, cuando cientos de toneladas de nitrato de amonio almacenado se incendiaron en un almacén situado en el frente costero; la explosión resultante provocó la muerte de 200 personas, más de 6,000 heridos, más de 300,000 personas quedaron sin hogar y los daños materiales fueron de una suma estimada de US$15 mil millones. La Junta de Seguridad Química de los Estados Unidos (US Chemical Safety Board) ha identificado el trabajo en caliente como un "impulsor crítico" de la seguridad a raíz de los numerosos incidentes por trabajos en caliente ocurridos en el sector químico y petroquímico. En todo el mundo, frecuentemente se les atribuye a los trabajos en caliente los incendios que destruyen edificios en construcción, lo que representa miles de millones de dólares en pérdidas anuales. La ciudad de Boston promulgó un programa obligatorio de capacitación en seguridad en los trabajos en caliente para todos los contratistas y subcontratistas de proyectos de construcción de edificios donde se lleven a cabo trabajos en caliente tras un trágico incendio ocurrido en 2014 que se cobró la vida de dos bomberos de Boston.

Por eso es esencial que las partes interesadas de todo el mundo entablen un diálogo sobre la seguridad en los trabajos en caliente para promover el cambio de comportamientos, una iniciativa que NFPA ha emprendido durante un siglo, comenzando con la guía que se convertiría en NFPA 306. Los primeros requisitos de NFPA 306, orientados al sector marítimo, se centraban en las sustancias inflamables que generalmente eran líquidos, ya sea cargas o combustibles, aunque los líquidos no son los únicos riesgos a tener en cuenta en aplicaciones no marítimas. NFPA 51B, Norma para Prevención de Incendios durante Soldadura, Corte y Otros Trabajos en Caliente, describe un claro proceso para establecer una actividad de trabajo en caliente segura aplicando un árbol de decisiones basado en la separación del combustible de la fuente de ignición, como una sierra o un soplete de soldadura. NFPA 51B comienza promoviendo el uso de métodos de trabajos no en caliente, a menudo denominados trabajos en frío. La opción del siguiente nivel es llevar a cabo el trabajo en caliente solamente en áreas designadas que pueden ser seguras por no tener construcciones o materiales inflamables o combustibles presentes, como un taller de máquinas o una cabina de soldadura. Las dos opciones siguientes consisten en la separación de los combustibles por distancia o su protección con mantas o almohadillas con retardador de fuego. Ese árbol de decisiones, cuando es aplicado de manera coherente por un equipo capacitado y documentado en un permiso, crea una herramienta eficaz para la gestión de los riesgos de los trabajos en caliente.

La concientización sobre los riesgos de los trabajos en caliente y la aplicación de las mejores prácticas se han convertido en elementos fundamentales de las actividades de construcción y reforma de edificios. A semejanza de la relación entre NFPA 306 y el químico marino, NFPA 241, Norma para Medios de Protección de Operaciones de Construcción, Alteración y Demolición, describe al gerente del programa de prevención de incendios (fire prevention program manager o FPPM) como una persona capacitada responsable de los códigos y normas aplicables, de los sistemas de protección contra incendios y de los procedimientos de inspección de incendios, y que tiene autoridad para hacer cumplir esta y otras normas aplicables. Cuando se realizan actividades de trabajo en caliente, el FPPM supervisa el sistema de permisos para trabajos en caliente.

NFPA también ha impartido capacitación presencial y online para ayudar a las partes interesadas a mejorar la seguridad en los trabajos en caliente. El Programa de Certificación de Seguridad en Trabajos en Caliente de NFPA se creó para ayudar a los profesionales de la industria de la construcción a tomar conciencia y comprender los peligros relacionados con los trabajos en caliente en el lugar de trabajo, así como los procedimientos de seguridad diseñados para mitigar esos riesgos. Como resultado del mortal incendio ocurrido en 2014, la ciudad de Boston promulgó el requisito de que todas las personas involucradas en operaciones de trabajos en caliente en el lugar de las obras posean un Certificado de seguridad para trabajos en caliente. El certificado es obligatorio en el estado de Massachusetts desde 2018.

NFPA ha elaborado también un programa de capacitación online que complementa lo establecido en NFPA 241. El curso especializado enseña a los participantes a cómo localizar, interpretar e identificar y aplicar con precisión los criterios de la edición 2019 de NFPA 241. El curso abarca todo, desde la importancia de la norma para prevenir o minimizar los daños por incendio en estructuras hasta los programas de seguridad contra incendios y la protección de los equipos de construcción, el almacenamiento, el techado, la demolición, las operaciones subterráneas y riesgos tales como los servicios generales y el trabajo en caliente.

Obtenga más información sobre los programas de capacitación en trabajos en caliente y NFPA 241—G.C.