El poder de la presencia

Google Play

Apple Store

 

Artículo Seleccionado >>

El poder de la presencia

Por John Montes

Para los socorristas, la reducción del riesgo de la comunidad comienza con el hecho de ser visible en los barrios a los que sirven.

La reducción del riesgo de la comunidad, o CRR, es un concepto que hemos estado oyendo con frecuencia estos días. Como su nombre lo indica, la CRR alienta a las comunidades a identificar y clasificar sus factores de riesgo específicos y elaborar planes para evitarlos o minimizarlos. El proceso para hacerlo se describe en la norma recientemente publicada NFPA 1300, Norma sobre Evaluación del Riesgo de la Comunidad y Elaboración de un Plan de Reducción del Riesgo de la Comunidad. Todo esto me llevó a pensar sobre el rol de los socorristas en la CRR, y sobre las maneras más efectivas en que podemos ayudar a nuestras comunidades a reducir el riesgo.

Para mí, una de las mejores y más inmediatas cosas que los departamentos de seguridad pública pueden hacer para generar un significativo impacto sobre la CRR es simplemente estar más visibles en las comunidades que servimos. He sido testigo en primera persona de la diferencia que esto puede generar tanto entre los socorristas como entre los ciudadanos.

Crecí en Boston en las décadas del 80 y 90, un período en el que la ciudad fue testigo de algunas de las más elevadas tasas de delincuencia. Pero esos años incluyeron también “el Milagro de Boston”, dramatizado en la nueva serie de Showtime “City on a Hill”. El milagro ocurrió cuando los socorristas, el clero, los funcionarios electos, y otros líderes hicieron un esfuerzo consciente por ingresar a la comunidad y hacer notar su presencia. La esperanza era que al entablarse relaciones más positivas con la juventud de la ciudad se construyera finalmente una comunidad más fuerte y se lograran reducir los delitos y la violencia. Los funcionarios de la fuerza policial y los bomberos comenzaron a estar regularmente presentes en las escuelas. El entrenador de mi Pequeña Liga era también mi oficial de D.A.R.E. (Educación en Resistencia al Abuso a las Drogas), y los entrenadores de mis equipos de fútbol y hockey eran bomberos. Los técnicos en emergencias médicas locales se acercaban a ver los partidos entre servicios. 

Su presencia tuvo muchos efectos positivos. En primer lugar, los socorristas locales y los niños del vecindario comenzaron a conocerse. Cuando interactuábamos, no sentíamos miedo, los respetábamos, y comprendimos que estaban allí para nosotros. Multiplicado en toda la ciudad, el enfoque fue en gran parte responsable de la reducción del 63 por ciento en homicidios, una abrupta reducción en los delitos en general, y una generación entera de niños que creció más comprometido con sus comunidades.

Sé a partir de mi experiencia que puede ocurrir que muchos socorristas no vivan en las comunidades en las que trabajan, y algunos pueden negarse a estar más involucrados fuera de los problemas en seguridad y protección. Esto es comprensible, pero al permanecer distantes, los socorristas pierden una oportunidad no solo de ayudar a las comunidades a las que sirven sino de convertirlas en más efectivas para sus tareas. Podemos conocer mucho sobre las necesidades de una comunidad solo por estar presentes, lo que puede traducirse en estar más preparados al momento de responder a un llamado.

La mayoría de las agencias de respuesta ahora recopilan una gran cantidad de datos como parte de su despacho y respuestas de emergencia; al analizar los datos, se pueden obtener importantes conocimientos sobre los puntos débiles, preparación, e incluso capacidades de respuesta de la comunidad. Los departamentos de todo el mundo han utilizado estos datos para crear una serie de exclusivos y exitosos programas que apuntan a necesidades específicas de la comunidad. Pero podríamos hacer incluso más. Si bien los datos de los llamados y las respuestas representan información de suma utilidad, son muy puntuales y podrían no brindar un panorama completo. El hecho de pasar tiempo en los vecindarios y aprender de la gente que vive allí puede brindar conocimientos adicionales que no son siempre visibles al estudiar una planilla de datos.

La mayoría de nosotros emprendemos este trabajo por nuestro deseo de ayudar a otros. La satisfacción que nos llevamos a casa por haber ayudado a alguien que lo necesitaba es la misma satisfacción que se obtiene al entablar relaciones personales con la comunidad. Mi esperanza es que más socorristas se den una oportunidad de hacerlo. Esto no solo estimulará su programa de CRR, sino que se recibirá la satisfacción de saber que se está ayudado de otra manera también.

John Montes es especialista en protección contra incendios públicos de los servicios de emergencia en NFPA.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies