Cómo ser un maestro de la planificación para emergencias aeroportuarias/regionales

Google Play

Apple Store

 

Artículo Seleccionado >>

Cómo ser un maestro de la planificación para emergencias aeroportuarias/regionales

Por Robert Donahue

logan 426Una mirada interior al ejercicio de entrenamiento Operation Ready-2007 llevado a cabo en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston

Durante las operaciones con baja visibilidad en Logan, el vuelo 123 de United Airlines, un B757, aterriza de cuerpo entero sobre la pista 33L, y reduce la velocidad para el carreteo.

Mientras tanto, el vuelo 456 de American Airlines, un B777, cruza la pista 33L sobre la pista de rodaje Noviembre. Las dos naves colisionaron a una velocidad moderada. Se produce un incendio, que provoca múltiples heridos y víctimas fatales. Había 532 pasajeros y los miembros de la tripulación a bordo en ambas naves. Entre los pasajeros había Agentes Federales Aéreos, Agentes del Servicio Secreto de los Estados Unidos, ejecutivos de la compañía Fidelity Investments y del Banco State Street, ciudadanos extranjeros, el equipo de hockey femenino sobre hielo de la Universidad de Boston, pasajeros discapacitados y un menor que viajaba sin la compañía de un adulto.

 

OPERATION READY-2007 EN NÚMEROS:

  • 1700 miembros del personal de respuesta a emergencias
  • 480 heridos fueron trasladados a establecimientos situados fuera del aeropuerto 
  • 48 autobombas 
  • 90 ambulancias 
  • 25 autobuses 
  • 13 hospitales 
  • 6 Centros de operaciones de emergencia 
  • 10 botes para patrullas y rescate 
  • Vehículos policiales 
  • 15 facultades y universidades 
  • 105 agencias y organizaciones

Si bien esta colisión es imaginaria, es un escenario que el personal de respuesta a emergencias debe tomar en consideración. Durante el verano, el Aeropuerto Internacional Logan de Boston llevó a cabo lo que se consideró el mayor ejercicio con víctimas masivas del mundo. Planificado, diseñado y ejecutado durante un período de 18 meses, Operation Ready-2007 se centró en la ampliación de la respuesta a emergencias más allá del cumplimiento de los requisitos reglamentarios en el nivel de aeropuertos y de la comunidad, hasta lograr el compromiso de toda la región.

La reevaluación del alcance de nuestra respuesta fue desencadenada por el hecho de una colisión que estuvo a punto de producirse en Logan hace unos pocos años. El 9 de junio de 2005, un Aer Lingus A330 inició su carreteo de despegue en la pista 15R. Al mismo tiempo, un USAirways 737 comenzó su carreteo de despegue desde la pista 9. El avión de USAirways demoró su rotación, y permaneció en la pista de intersección para permitir que el A330 pasara. Las naves estuvieron a una distancia de sólo 100 pies una de la otra. Había casi 400 personas en los dos aviones.

No fue este el único incidente de ese tipo ese año. En el año 2005, en Logan se observó un dramático aumento de incursiones en las pistas. Si bien la mayoría de los incidentes no fueron graves y no plantearon una amenaza significativa, ciertamente fue así con el incidente del 9 de junio. Una colisión de esta magnitud hubiera sido un enorme desafío y hubiera impactado de manera descomunal en el sistema de respuesta de Logan y de la región. Hubiera representado el peor escenario de accidente en un aeropuerto. En respuesta, el Departamento de Aviación de Massport, a cargo de la operación del aeropuerto, trabajó minuciosamente con la Administración Federal de Aviación, asociaciones de pilotos y líneas aéreas para reducir la cantidad de incursiones, mediante el rediseño de las pistas de rodaje, la mejora de la iluminación y la señalización del aeródromo, así como la ampliación del entrenamiento en control de tráfico aéreo (ATC) y de los pilotos. Al mismo tiempo, los servicios de rescate para incendios y de emergencias regionales de Massport trabajaron en el análisis de los factores de riesgo correlacionados, así como de sus capacidades de respuesta ante un evento tan horroroso.

La posibilidad de una colisión semejante, junto con el debut de aeronaves nuevas, de mayor tamaño y la innumerable cantidad de otras nuevas amenazas potenciales dejó en claro que debíamos actuar. Inmediatamente después del accidente que estuvo a punto de ocurrir, la Autoridad Portuaria de Massachusetts, o Massport, reclutó representantes de todos los niveles del gobierno, cuerpos consulares extranjeros, industrias privadas de la ciudad de Boston y del Consorcio de Educación Superior de Boston para que colaboren en la reformulación de nuestra planificación para emergencias. La serie de ejercicios resultantes reforzaron nuestro sistema de respuesta y dieron a los representantes de una agrupación de agencias de participación fundamental la oportunidad de reunirse en un entorno de entrenamiento. La escena del incidente no es el lugar adecuado para hacer presentaciones e intercambiar tarjetas comerciales.

Planificación para emergencias en función de la demanda
Aplicamos el principio de gestión de la demanda para diseñar un nuevo enfoque en la planificación para emergencias. Aplicando el principio comercial de oferta y demanda, buscamos todas las maneras en que el Aeropuerto Logan de Boston y la región metropolitana interactuaban. Los representantes de nuestro amplio grupo de participantes evaluaron el modo en que se interrelacionaban estas dos entidades. La evaluación de las relaciones críticas, las distintas interacciones y las influencias clave nos suministró las variables para diseñar los factores de nuestra planificación para emergencias:

  • Identificación de las partes involucradas, que hayan recibido el impacto de una crisis ocurrida en el aeropuerto;
  • Análisis de las vulnerabilidades y tendencias de los riesgos presentes en el aeropuerto;
  • Importancia económica y estratégica del aeropuerto para la región;
  • Tipo de operaciones del aeropuerto, como las de origen y destino de los vuelos;
  • Diversidad de la flota de aeronaves y densidad de pasajeros;
  • Factores de carga de pasajeros de aeronaves;
  • Regiones, industrias centrales, y demografía de los pasajeros;
  • Profundidad y alcance del impacto y las consecuencias de los incidentes.

El modelo de gestión de la demanda de Boston contribuyó a que todos tuvieran una visión global, lo que permite la sincronización de la preparación para emergencias en todas las disciplinas de servicios. Este enfoque sistémico contribuyó a aumentar los niveles de toma de conciencia de la situación y mejoraron el diseño de una matriz de respuesta proporcionada, lo que da al personal de respuesta un perfil de los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de un incidente de emergencia en su totalidad, no sólo de sus partes componentes.

Diseño del ejercicio de Operation Ready-2007
Cuando trabajábamos en el escenario de este año, lo que queríamos era un ejercicio que pusiera a prueba todas las áreas de respuesta de Massport. El escenario debía cumplir seis metas:

  • Evaluar toda la planificación de riesgos para garantizar que nuestra capacidad de respuesta satisfaga la demanda de un incidente con alto volumen de víctimas.
  • Aplicar nuestro Sistema de Manejo de Incidentes en el Aeropuerto en relación con el Sistema Nacional de Manejo de Incidentes.
  • Evaluar las operaciones con víctimas masivas, capacidades de transporte, egreso del aeródromo y el impacto que un súbito aumento de cientos de víctimas tendría en los procesos de ingreso a los hospitales.
  • Revisar los planes regionales de gestión del tránsito de las fuerzas de seguridad y agencias estatales de transporte para optimizar el flujo de los vehículos de emergencia.
  • Evaluar la interoperabilidad de los centros de operaciones de emergencia públicos y privados, así como si los planes de emergencia de las agencias públicas, hospitales, socios corporativos y consulados extranjeros se interconectan del modo adecuado.
  • Poner en claro el rol y las responsabilidades del Centro de Asistencia Familiar.

Diseñamos el ejercicio como un ciclo de entrenamiento progresivo, en el que cada uno de los módulos formaba parte de una serie, y se basaba en el anterior. Este enfoque otorga a todas las partes involucradas en el sistema de respuesta una visión integral del ejercicio, y amplía su concientización fuera de sus respectivos entornos.

Programa de Operation Ready-2007
Comenzamos con un simposio y un ejercicio práctico de simulación para equiparar los conocimientos de todas las partes involucradas antes de pasar al ejercicio a escala real. Concluimos con otro simposio y ejercicio práctico de simulación que se centraba en la asistencia familiar.

Simposio y ejercicio práctico de simulación 1: Más de 400 participantes aprendieron sobre incidentes por movimientos en la superficie e incursiones en pistas, mediante la enseñanza dictada por los gerentes de la Torre de Control de Tráfico Aéreo de la Administración Federal de Aviación de Boston. Además, el Comandante Henry Jones, piloto del vuelo de USAirways involucrado en el incidente del 9 de junio de 2005, manifestó su perspectiva y se refirió a las acciones necesarias para evitar un desastre. Las presentaciones sumaron realismo e intensidad para todos los participantes, mientras trabajaban en los procesos y roles que asumirían al ser notificados sobre las operaciones de respuesta y en campo, en el ingreso a los hospitales, el seguimiento de los pacientes y la conciliación manifiesta.

Ejercicio a escala real: En operaciones con fuertes lluvias y baja visibilidad, dos aeronaves cargadas con pasajeros se ubicaron sobre una pista cerrada. (En esta prueba simulamos un Boeing 777 utilizando un avión de pasajeros McDonnell Douglas MD80 y dos autobuses para 100 pasajeros). Una explosión e incendio, controlados por el Equipo de Neutralización de Explosivos de la Policía del Estado de Massachusetts, simularon la colisión y comenzaron el ejercicio.

Un aspecto clave que identificamos para incluir en las acciones correctivas en un ejercicio anterior fue la falta de un rendimiento eficiente de las ambulancias privadas que ingresaban al aeródromo. Posteriormente, hicimos estas mejoras en el montaje y el manejo del rendimiento y las evaluamos en el ejercicio. Las ambulancias fueron agrupadas de a 10, identificadas como equipos de recursos para transporte, y cargadas en remolques con rampas para un rápido despliegue desde la escena de montaje. A cada uno de los equipos de recursos se le asignó un vehículo acompañante para el acceso y el egreso del aeródromo.

En la selección (triage), marcamos con códigos de barra a 480 sobrevivientes, los cargamos en ambulancias y autobuses, y los trasladamos a hospitales de Boston y Cambridge. Los factores de supervivencia que usamos fueron: Prioridad 1 (110 personas), Prioridad 2 (176 personas), Prioridad 3 (196 personas), lo que dejaba 50 víctimas fatales para que fueran incluidas en el proceso llevado a cabo por los participantes.

Policías con motocicletas acompañaban a los autobuses que iban hacia los hospitales. El participante correspondiente implementaba los planes de manejo del tránsito y cierre de calles. Los hospitales analizaban los ingresos y el seguimiento, así como la gestión de los recursos de personal de sus departamentos de emergencia y salas de operaciones.

Simposio y ejercicio práctico de simulación 2: En esta etapa revisamos el Plan de Asistencia Familiar del Aeropuerto Logan. Más de 500 participantes escucharon a Jim Hurd, quien perdió a su hijo en la explosión del Vuelo 800 de TWA el 17 de julio de 1996, compartieron sus experiencias y manifestaron la importancia de que los aeropuertos estén preparados para brindar asistencia a las familias. Su hijo era una de las 230 personas que estaban a bordo del vuelo, en el que fallecieron todos los pasajeros. También, el ex Miembro Honorable del Directorio, John Goglia, Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, describió los dramáticos momentos que se vivieron luego del accidente de la aeronave, y las necesidades y preocupaciones de las familias sobrevivientes. Asimismo, debatimos sobre el modo en que este programa asiste a las facultades y universidades regionales por medio de una plantilla para la planificación, mientras amplían los protocolos de asistencia familiar, en vista de los recientes tiroteos ocurridos en los campus.

Extensión e innovación
El análisis demográfico PAX contribuyó a que los responsables de la planificación para emergencias comprendieran que Logan, como todos los aeropuertos, está interconectado con la región y es donde se cruzan una gran cantidad de industrias. Una crisis en el aeropuerto provoca un impacto de amplio alcance en las partes involucradas que tengan responsabilidad o interés en los pasajeros. Ello llevó a que nuestro alcance se extendiera a las facultades, consulados y al sector privado.

Boston es un área que cuenta con diversas instituciones educacionales de gran prestigio, y por ello hemos utilizado este ejercicio para brindar a los estudiantes una educación práctica, fuera de las aulas. Los cadetes que estudian el manejo de emergencias en la Academia Marítima de Massachusetts y los estudiantes de la Facultad de Farmacia de Massachusetts actuaron como heridos. Además, los estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Boston y de la Escuela de Periodismo de la Facultad Emerson actuaron como periodistas y representantes de la prensa.

Las instituciones educacionales le están prestando gran atención a ejercicios como este. Miles de estudiantes de universidades de todo el mundo viajan a través del aeropuerto de Logan de manera individual y en grupos, representando a sus respectivas instituciones.

También nos hemos asegurado de llegar al sector empresarial. Fidelity Investments y la Corporación State Street, ambas con sus casas matrices en Boston, son prominentes compañías multinacionales de servicios financieras que representan una de las industrias centrales de Boston. Mensualmente, alrededor de 7.000 de sus ejecutivos viajan a través del sistema de transporte aéreo. Ambas corporaciones también están actualmente desarrollando sus propios Planes de Asistencia Familiar.

Todas las autoridades del área de transporte de Massachusetts participaron en la revisión de los procedimientos de tránsito y perfeccionaron los planes de manejo del tránsito en carreteras y sistemas de túneles.

El ejercicio se centraba en el manejo de un incidente con alto volumen de víctimas, específicamente en los procesos y sistemas. La práctica de competencias en cuidados médicos previos al traslado a un hospital no estaba incluida como uno de los objetivos. El personal de primera respuesta está adecuadamente preparado en esa área y aplica dichas habilidades regularmente en sus actividades diarias. Los heridos fueron preseleccionados y se les entregaron remeras de colores (colorado, amarillo, verde) según la etiqueta que se les asignaba en la selección (triage) y las prioridades que su condición planteaba. Cada una de las víctimas recibía una descripción médica por escrito, en la que se identificaban sus lesiones específicas y su estado emocional.

La Oficina para Personas con Discapacidad de Massachusetts era uno de los socios clave. Cuatro de los voluntarios que actuaron como víctimas se identificaron a sí mismos como discapacitados. Dos presentaban dificultades en la visión y los otros dos en la movilidad. La participación de dichas personas dio al personal de primera respuesta la oportunidad de revisar las habilidades interpersonales durante una emergencia, así como de lograr un manejo adecuado de los animales de servicio para discapacitados.

Lecciones aprendidas
Dada la gran variedad de los distintos tamaños de aeronaves que operan en el aeropuerto de Logan y las diversas dimensiones de las cargas de pasajeros, estamos desarrollando un plan de respuesta acorde para el rescate en incendios. La respuesta proporcionada aumentará según las dimensiones del armazón de la aeronave y el potencial de víctimas.

Para colaborar con los servicios de emergencias médicas (EMS) y los hospitales en una coordinación expeditiva de los recursos apropiados, estamos desarrollando una matriz de "referencias cruzadas multidisciplinarias". Ello se aplicará en la normalización de la respuesta inicial de los servicios contra incendios, de emergencias médicas (EMS) y de los hospitales, en función del modelo de gestión de la demanda.

Se develó la confusión que había en relación con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA). Los hospitales, servicios de salud pública, la Cruz Roja y las líneas aéreas explicaron los desafíos que enfrentan en el suministro, obtención y publicación de información sobre la ubicación de los pacientes dentro del sistema hospitalario, a pesar de la meta común de reunir a los familiares con las víctimas. La Oficina Ejecutiva de Seguridad y Protección de Massachusetts, la Agencia de Manejo de Emergencias de Massachusetts, el Departamento de Salud Pública de Massachusetts, la Comisión de Salud Pública de Boston, y Massport han creado un grupo de trabajo para el desarrollo de políticas y acuerdos en relación con la Ley HIPAA, ante el caso de un desastre en los medios de transporte en el Estado de Massachusetts.

En un accidente con sobrevivientes, el Plan de Asistencia Familiar de Logan cumplirá un rol extendido, actuando como un centro de información centralizada. Massport, la Cruz Roja, los hospitales y otras asociaciones procuran establecer “un punto único de asistencia centralizada" para que los familiares puedan localizar a sus seres queridos dentro del sistema médico y facilitar la reunificación de las familias.

Operation Ready-2007 identificó y compartió las mejores prácticas y las necesidades de entrenamiento para todas las autoridades del área de transporte de Massachusetts. La Oficina Ejecutiva de Transporte de Massachusetts ha lanzado la iniciativa “Compacto sobre movilidad en Massachusetts", que reúne a los representantes de las agencias y autoridades del transporte del estado en la meta de mejorar la coordinación y el intercambio de información diaria entre las agencias, la planificación para emergencias, el entrenamiento conjunto y los ejercicios.

Operation Ready-2007 sirvió para reunir en un solo lugar a una gran cantidad de industrias diversas: transporte, seguridad pública, salud pública y servicios médicos, manejo de emergencias, asuntos académicos y el sector privado, con el fin de aumentar los niveles de concientización que rodean a un desastre en el transporte en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston, lo que incluye una mejor comprensión y a las demandas de un riesgo específico, la colisión de dos aeronaves.

Robert Donahue, Jefe del Servicio de Rescate en Incendios de la Autoridad Portuaria de Massachusetts

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies