Un ícono que tiene sentido conservar

Google Play

Apple Store

 

Artículo Seleccionado >>

Un ícono que tiene sentido conservar

Por James M. Shannon

Esta edición del NFPA Journal Latinoamericano incluye dos historias sobre lugares icónicos de los Estados Unidos cuyas recientes renovaciones han recibido una gran atención del público. Aún así, el público no llega a comprender del todo la verdadera importancia de esos cambios, como así tampoco lo hacen los medios que han efectuado informes sobre los mismos.



El estadio Fenway Park y la Estatua de la Libertad son dos de las atracciones turísticas más populares de los Estados Unidos, pero ambas fueron construidas en una época cuando nuestra comprensión de los problemas de seguridad humana se hallaba mucho menos desarrollada que en la actualidad. Las dos atracciones se han mejorado en forma significativa, pero junto con el embellecimiento se agregaron mejoras que debían haberse realizado hace mucho tiempo para hacerlas más seguras para los millones de visitantes que reciben cada año.

La realidad señala que la mayor parte de las personas no presta mucha atención a las características de seguridad de los edificios en donde viven, trabajan o buscan entretenimiento. Un amigo mío, acérrimo defensor de NFPA, me contó sobre una visita reciente a su médico de toda la vida, quien recientemente se había mudado a una nueva oficina. Cuando el doctor le preguntó qué le parecía la nueva oficina, mi amigo le contestó que estaba muy linda, pero luego le preguntó por qué no tenía instalados rociadores de incendios como parte de la renovación. El doctor miró el cielo raso reducido y dijo: “Yo pensé que tenía rociadores".

La gente piensa que si visitan un lugar famoso, compran una casa o alquilan una propiedad para un negocio, entonces el edificio debe ser seguro. Pero debería hacerse esa suposición sólo si la jurisdicción en donde se halla ubicado el edificio ha adoptado el código adecuado y se encuentra comprometida a hacer cumplir dicho código. En NFPA sabemos que eso no es siempre así.  Algunas jurisdicciones no tienen ningún problema en seguir utilizando códigos antiguos o en descuidar un cumplimiento agresivo. Cuando los presupuestos se recortan en una economía difícil, aparecen los intereses que pueden hacer dinero al eludir disposiciones de códigos razonables.

Somos testigos de esta tendencia preocupante de muchas maneras diferentes. Ciertamente lo vimos en la lucha sobre los rociadores residenciales y el consenso de NFPA y los procesos del Consejo Internacional sobre Códigos, por la cual deberían incluirse rociadores en todas las construcciones nuevas de viviendas uni y bifamiliares. Los constructores argumentan, sin ninguna clase de evidencia, que la simple inclusión de rociadores hará que las casas sean inalcanzables para personas de ingresos medios, aún cuando la experiencia de jurisdicciones que han adoptado las disposiciones sobre rociadores demuestra de manera concluyente que los costos de las viviendas no son sustancialmente diferentes cuando se requieren rociadores. Algunos estados están hablando de saltear todo un ciclo de revisiones de códigos para ahorrar dinero, lo que no permitirá que los ciudadanos saquen provecho de avances importantes y del uso de tecnologías mejoradas que pueden salvar vidas y propiedades. Las jurisdicciones están fusionando el cumplimiento de los códigos de incendio y de construcción, bajo la argumentación de que están tratando de hacer las cosas más eficientes, cuando en realidad lo que están haciendo es dando pasos hacia atrás en su compromiso con el cumplimiento de los códigos.

Queremos que la gente sea más consciente de la manera en que los códigos protegen su seguridad, y debemos elevar la visibilidad de todo un sistema de desarrollo, adopción y cumplimiento de los códigos, que han hecho de nuestros edificios los más seguros del mundo. Las historias sobre el estadio Fenway Park y laEstatua de la Libertad, dos lugares típicamente estadounidenses, ilustran lo afortunados que somos de contar con un sistema para proteger la seguridad pública que ha pasado la prueba de los años. Nuestro compromiso con la seguridad a través de códigos sólidos es otro icono estadounidense que debemos tratar de conservar.

James M. Shannon, Presidente de NFPA.

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies