Abierto, Equilibrado y Justo

Google Play

Apple Store

 

Artículo Seleccionado >>

Abierto, Equilibrado y Justo

Por James M. Shannon

Un importante beneficio del sistema es que un proceso de consenso abierto y transparente como el de la NFPA, requiere un tipo de participación  amplia, que es la mejor protección contra las reglamentaciones imprácticas

Un par de meses atrás fui parte de una reunión en la que participaban líderes de diversas asociaciones que representaban diversos a grupos de trabajo. Cuando la conversación abordó el tema de lo que los  CEOs de estas asociaciones escuchaban de sus miembros, no me sorprendió encontrar que una de las quejas más comunes era el costo de las reglamentaciones que impactan sobre la actividad. Este un tema que se ha convertido en un tema básico cada vez que los ejecutivos hablan sobre lo que reforzaría a la economía y mejoraría el clima de los negocios.  Es cierto que las agencias gubernamentales en ocasiones imponen requisitos que tienen poco sentido o que no son prácticos de aplicar. También es cierto que estos esfuerzos a veces son respondidos con violaciones en todo el marco regulatorio de un país, ataques que socavarían los esfuerzos de aplicar normas razonables de seguridad para proteger a los trabajadores y a los consumidores. No deberíamos permitir que las duras condiciones económicas se convirtieran en una vía de explotación por parte de aquellos que desean dar marcha atrás con las legítimas y necesarias disposiciones de seguridad y salud.

Retrotrayéndonos hasta la Administración de Reagan, el gobierno federal ha tenido una política establecida de utilizar códigos y normas consensuados desarrollados de manera privada  en sus actividades regulatorias, salvo que al hacerlo, se presentara una inconsistencia con la ley o fuera de otro modo impráctico. Existen muchos argumentos fuertes a favor de este enfoque. Un beneficio clave para los contribuyentes gira en torno a que las agencias gubernamentales no deben pagar los costos de desarrollar las normas que se convierten en la base de las reglamentaciones. Las organizaciones privadas que no tienen fines de lucro como la NFPA pagamos estos costos, y los recuperamos a través de los usuarios de las normas que nos las compran o a través de una licencia que nosotros otorgamos.

Un importante beneficio del sistema, uno que a menudo no se tiene en cuenta, es que un proceso de consenso abierto y transparente como el de la NFPA, requiere un tipo de participación  amplia, que es la mejor protección contra las reglamentaciones imprácticas — a nuestras normas y códigos no las elabora un burócrata aislado sentado en un cubículo en Washington. Cuando una agencia gubernamental hace referencia a una norma o código NFPA  — existen más de 400 referencias de este estilo en las reglamentaciones federales —  lo hace con el conocimiento de que las implicancias prácticas de tales normas  y códigos han sido cuidadosamente consideradas como parte del proceso de consenso. En el corazón de ese proceso se encuentran los comités técnicos de la NFPA, grupos de expertos que vienen de la industria, la comunidad a cargo del cumplimiento de los códigos, la gubernamental —incluidos más de  500 representantes de agencias federales —  y otras partes interesadas que han visto la aplicación de tales códigos y normas desde toda perspectiva posible. Nuestro proceso de consenso no requiere unanimidad, pero requiere un nivel de acuerdo sustancial, un requisito no será aceptado sólo porque un solo grupo de interés, industria, o sector público participante considere que es una buena idea.

Para todos los que en ocasiones argumentan que es difícil hacer negocios con los Estados Unidos, aún contamos con el sistema económico más fuerte del mundo, a la vez que ofrecemos normas de seguridad para los trabajadores y para el público que son la envidia de naciones en todo el mundo. Procesos como el que seguimos en NFPA, que reúne a expertos técnicos de los sectores privados y públicos  para resolver estas cuestiones relativas a estas duras reglamentaciones de manera abierta, equilibrada y justa, son un componente esencial para mantener el equilibrio vital que permite el crecimiento económico sin sacrificar la seguridad.

James M. Shannon es Presidente & CEO de la NFPA

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies