No es sorprendente, los socorristas están respondiendo a los cambios en un mundo con COVID-19

No es sorprendente, los socorristas están respondiendo a los cambios en un mundo con COVID-19

30 Mar 2020

"Tenemos una obligación con la gente que atendemos ... Pero también tenemos que proteger a nuestros miembros porque, si no los protegemos, ¿quién responderá la llamada al 911?" Comentó el capitán de bomberos de Phoenix, Rob McDade, a una estación de noticias local durante un reciente informe sobre el coronavirus o COVID-19.

Socorristas responden

El Capitán McQuade no se encuentra solo en su reflexión. Los departamentos de respuesta a emergencias en todas partes están intensificando su servicio y capacidades a raíz del peligroso coronavirus que está arrasando el mundo. Para reducir el riesgo de exposición, las organizaciones de respuesta a emergencias han estado haciendo ajustes a sus protocolos; y para la mayoría, la nueva normalidad consiste en evaluar a las personas que llaman al 911, ajustar las tácticas de respuesta, usar EPP más de lo habitual, buscar frenéticamente más equipo y kits de pruebas evasivas, auto-cuarentena debido a una posible exposición o infección confirmada, proteger a sus familias y los seres queridos de ser expuestos a cualquier cosa a la que se hayan expuesto, llevar pacientes a sitios alternativos y prepararse para una reducción de recursos y personal.

911, ¿Cuál es la naturaleza de su emergencia? 
El operador en la respuesta de emergencias siempre ha desempeñado un papel fundamental, pero ahora los hombres y mujeres en la línea están preguntando a las personas que llaman al 911 si la persona enferma o lesionada (y otras personas en el hogar) han estado fuera del país, exhiben síntomas de fiebre o gripe. O han estado en contacto con alguien que haya sido positivo. Estas son medidas de protección críticas para que los socorristas puedan protegerse a sí mismos cuando entran en ciertas situaciones de emergencia.    

Los operadores de seguridad pública de Rhode Island están yendo un paso más allá al solicitar, si es posible, que los pacientes se reúnan con ellos al aire libre donde les tomarán la temperatura. Los paramédicos y los técnicos de emergencias médicas luego llaman con anticipación a los hospitales para que los profesionales de la salud puedan prepararse para la toma de pacientes y proporcionar orientación sobre las mejores formas para que los socorristas entreguen pacientes una vez en el lugar. Los estados están estableciendo lugares de prueba en hoteles vacantes, cruceros, otros edificios y unidades de campo móviles / sitios alternativos para permitir pruebas, más rápidamente. Si se determina que un paciente necesita transporte a un centro de salud, los miembros de la familia probablemente no podrán unirse a ellos en la ambulancia a menos que ese paciente sea un niño o tenga necesidades especiales. También se les pide a los seres queridos que se comuniquen directamente con el hospital para determinar si pueden visitar a los pacientes.

Cambios en el acceso.
En algunos casos, le cambiaron las tornas a los socorristas, JEMS informa que los hogares de ancianos y otros centros de atención están examinando a los paramédicos a medida que ingresan para recoger pacientes porque tienen una gran probabilidad de ser portadores de virus. Wes Ward, Jefe de Batallón de SME para el Distrito de Bomberos de Center Point en Alabama, dijo a JEMS: "No queremos ser una ruta de transmisión de la enfermedad a todo el público. Ese fue un problema con la enfermedad del SARS en Toronto y aprendimos mucho de eso”.

La escasez de suministros persiste
Procedimientos mejorados en la admisión de llamadas al 911 también informan la forma en que los paramédicos y otros se preparan para ciertas llamadas. Si un paciente parece estar infectado o en riesgo, los socorristas se ponen EPP, incluidas máscaras, gafas, guantes y trajes. Hay un suministro alarmantemente bajo de equipo de protección disponible para hospitales y personal de respuesta. Los departamentos de bomberos, los sindicatos y los funcionarios electos han expresado su preocupación por esta triste y peligrosa realidad. Por lo general, los departamentos abrumados por un desastre dependen de la ayuda mutua o de un acuerdo para compartir los socorristas y los recursos, pero COVID-19 probablemente no se adherirá a los límites creados por el hombre, lo que hará que sea menos probable que se pueda aprovechar recursos vecinos.

Las pruebas aún están reservadas en gran parte para los ancianos, las personas con problemas de salud subyacentes y aquellos que sufren de síntomas más graves. El Vicepresidente Pence reconoció recientemente la importancia de evaluar a aquellos que trabajan en la línea del frente, el Vicepresidente Mike Pence dijo: "Es importante que las pruebas estén disponibles para las personas que más lo necesitan, y nuestros trabajadores de atención médica y socorristas que están ayudando y apoyándolos ". El mismo día que Pence habló sobre el tema, un funcionario público en Florida sugirió que los socorristas "Se sacrifiquen por el equipo" y creen inmunidad al infectarse con el virus en un entorno controlado. 

La desventaja de una respuesta tardía
La lista de socorristas afectados por el virus continúa creciendo. El primer caso confirmado de coronavirus ocurrió hace más de dos meses en Kirkland, Washington. Más de 40 socorristas en esa comunidad pasaron por un período de cuarentena de 14 días, algunos resguardados en su lugar mientras que otros se escondieron en una estación de bomberos que reabrió el fin de semana pasado después de una limpieza exhaustiva. Algunos bomberos permanecen en casa en cuarentena allí. El número de bomberos infectados continúa aumentando en ciudades y pueblos de todo Estados Unidos. La semana pasada, 80 permanecieron en cuarentena en San José, California, y la ciudad cerró temporalmente dos estaciones de bomberos. Esfuerzos similares tuvieron lugar en Brooklyn, y están sucediendo cada vez más en comunidades de todas partes.

Comunicación comunitaria es clave
Hay muchos aspectos positivos que sacar de esta pandemia global y uno, en particular, es la forma proactiva en que las organizaciones de respuesta a emergencias comunican al público sobre las decisiones locales de preparación para emergencias, el cambio de protocolo, el distanciamiento social y el intercambio de los peligros que ocurre como resultado del coronavirus. Estamos viendo que los departamentos de bomberos, SME y otros trabajan para minimizar las frustraciones, proporcionar las mejores prácticas y desacreditar la información errónea a través de medios de comunicación, canales de redes sociales, plataformas de comunicaciones del departamento y eventos de prensa programados regularmente. Los líderes están abordando problemas de exposición local, recordándonos que no mezclemos desinfectantes que puedan generar humos peligrosos y tóxicos, y compartiendo las pautas de diferentes organizaciones. Enfatizando la importancia del distanciamiento social y haciendo correr la voz sobre los cambios locales relacionados con las estaciones de bomberos (visitas a la estación, recorridos, eventos comunitarios y cualquier otra interacción que pueda poner en riesgo al público y al personal de respuesta a emergencias). Todos estos cambios y esfuerzos de comunicación contribuyen en gran medida a aliviar las preocupaciones, desactivar la información errónea, empoderar al público y mantener a las personas seguras.

Para obtener la información actualizada de la NFPA sobre COVID-19, visite: www.nfpajla.org/coronavirus. A medida que navegamos la evolución de la situación del COVID-19, seguimos comprometidos a apoyarlo con los recursos que necesita para minimizar el riesgo y ayudar a prevenir pérdidas, lesiones y muertes por incendios, electricidad y otros peligros.

Por John Monteses especialista en servicios de emergencia en NFPA.

Originalmente publicado en inglés en nfpa.org/blog

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies