Salvar vidas cumpliendo la ley y un programa de seguridad eléctrica

Salvar vidas cumpliendo la ley y un programa de seguridad eléctrica

26 Jun 2020

OSHA requiere que los empleadores brinden a sus empleados un entorno de trabajo libre de peligros conocidos y reconocidos. Esa es la ley en EEUU y no hay forma de evitarla. En el mundo eléctrico, para hacer esto, un empleador tiene que desarrollar un programa de seguridad eléctrica. Este programa se convierte en el modelo de los procedimientos que los empleados tienen que seguir y las medidas de seguridad que los empleadores tienen que implementar para proteger a los empleados de los peligros que presenta la electricidad.

¿Pero qué implica desarrollar un programa de seguridad eléctrica? Aquí abordamos esta pregunta que ha preocupado a los empleadores desde que supieron por primera vez que necesitan tener un programa de seguridad. El desarrollo de un programa de seguridad eléctrica que garantice que nunca pasará nada malo es la principal prioridad de la mayoría de los empleadores, sin embargo, es difícil saber cómo funcionará cada procedimiento escrito antes de ponerlo en práctica y ver qué tan bien funciona. ¿Así que por dónde empezamos?

NFPA 70E, Norma para la Seguridad Eléctrica en Lugares de Trabajo, detalla lo que tiene que contener un programa de seguridad eléctrica en la sección 110.1 de la edición de 2018. (Y solo una nota al margen: la edición de 2021 que se emitirá más adelante este año verá esta sección cambiar a 110.5. Esto es esencialmente sólo un cambio de reorganización ya que otros requisitos se trasladan al Artículo 110 desde 130). También hay información que se encuentra en el Anexo E que tiene la intención de ayudar a los empleadores a comprender qué incluye un programa de seguridad eléctrica. Pero independientemente de en qué parte del libro se encuentre esta información, estos son solo los componentes básicos; cómo se ve, se siente y se desarrolla el programa depende en un 100 por ciento del empleador.

Lo primero que me gusta enfatizar cuando estoy frente a una clase, como el Taller de Desarrollo de un Programa de Seguridad Eléctrica que desarrollamos para el departamento de capacitación de NFPA, es que el programa tiene que identificar los principios en los que se basa. Se pueden encontrar ejemplos de principios del programa de

seguridad eléctrica en el Anexo E. Mi favorito es desconectar la energía siempre que sea posible. Muchos ponen tanto énfasis en sus programas en torno a procedimientos y políticas para trabajar con energía que olvidan lo más importante: la forma más segura de trabajar con equipos eléctricos es en condiciones de trabajo eléctricamente seguras. Un programa de seguridad eléctrica que hace que una condición de trabajo eléctricamente segura sea la prioridad número uno es un requisito si un empleador está siguiendo la NFPA 70E. Otros ejemplos de principios de seguridad eléctrica para desarrollar un programa podrían ser que todo el trabajo tendrá algún tipo de actividad de planificación previa antes de comenzar, u otro principio podría ser esperar lo inesperado. Si puede salir mal, probablemente lo hará en algún momento.

Una vez que tengamos nuestros principios rectores sobre los cuales se basará nuestro programa, necesitamos tener una manera de medir el éxito de lo que hemos construido. Aquí es donde entran en juego los controles del programa:

  • ¿Qué tipo de capacitación brindará a sus empleados?
  • ¿Cómo se asegurará de que los empleados sean personas calificadas para una tarea determinada o en un determinado equipo?
  • ¿Cómo se asegurará un empleado de que se hayan hecho y respondido todas las preguntas necesarias antes de comenzar la tarea?

Estos son solo algunos ejemplos de los controles que tienen que trabajarse en el programa de un empleador para que éste tenga la mejor oportunidad de proporcionar ese lugar de trabajo libre de riesgos a los empleados que OSHA requiere.

Por último, pero no menos importante, después de haber identificado en qué se basa nuestro programa y cómo garantizar su éxito, podemos entrar en los detalles o los procedimientos reales que seguirán los empleados. Los procedimientos detallarán los pasos específicos para garantizar la seguridad de los empleados. Estos incluirán elementos como los pasos para establecer una condición de trabajo eléctricamente segura, evaluar el riesgo para el empleado que realiza ciertas tareas y el proceso para completar un permiso de trabajo eléctrico energizado. También tiene que haber un procedimiento establecido en el programa que explique cómo se determinará qué medidas adicionales tienen que tomarse para proteger a los empleados cuando tengan que estar expuestos a un peligro. Tenga en cuenta que incluso si un programa se basa en un trabajo sin energía que se realiza, incluso el proceso de establecer una condición de trabajo eléctricamente segura puede exponer a un empleado a peligros de choque y relámpagos de arco. Estos peligros existen hasta que se haya verificado que el voltaje se ha eliminado y se han tomado medidas para garantizar que no se pueda volver a encender sin el conocimiento del trabajador. Cualesquiera que sean las medidas que se tomen, tienen que determinarse de acuerdo con la jerarquía de métodos de control de riesgos que enfatiza qué prioridad se tiene que dar a cada método de mitigación de riesgos para los empleados. Esta jerarquía enumera la eliminación de peligros como el método más efectivo y el equipo de protección personal, o EPP, como el método menos efectivo para proteger a los empleados. Por lo tanto, también debería tener sentido que un programa de seguridad eléctrica tiene que hacer que una condición de trabajo establecida y verificada con seguridad eléctrica sea un principio fundamental en el que se base el programa.

Esto es mucho para asimilar y puede ser una tarea masiva dependiendo del tamaño y tipo de empleador. Por ejemplo, el programa de seguridad eléctrica de un fabricante de automóviles "Big 3" probablemente tardó muchos meses e involucró muchas personas para desarrollarse, mientras que una cafetería en el centro comercial local podría no requerir el mismo nivel de detalle y procedimientos debido a la naturaleza del trabajo y el tipo de equipo involucrado. Un empleador podría beneficiarse al establecer un comité de seguridad eléctrica que se encargará del desarrollo, implementación y auditoría del programa. Otros pueden tener un comité de uno. Cada programa es tan único como el empleador que lo desarrolla. Y dado que el programa de seguridad eléctrica es el documento que protege el activo más crítico de un empleador, una inversión en tiempo y dinero para establecer, implementar y mejorar un programa que sea exclusivamente específico para un empleador vale cada minuto y cada centavo.

Por lo tanto, si usted o su empleador no tienen un programa establecido, es hora de detener todo y crear uno. No solo ayudará a salvar las vidas de los empleados, sino que también es la ley [en EEUU].

¿Está interesado en aprender más? Mi colega, Corey Hannahs, escribió recientemente sobre los programas de seguridad eléctrica y el conocimiento, la aplicación y la responsabilidad que tienen que compartir tanto los empleados como los empleadores.

Encuentre información adicional sobre la norma visitando la página web NFPA 70E.

A medida que todos seguimos atravesando por la evolución de la situación con el COVID-19, NFPA sigue comprometido a apoyarlo con los recursos que necesita para minimizar el riesgo y ayudar a prevenir pérdidas, lesiones y muerte por incendios, electricidad y otros peligros. Para obtener información sobre la respuesta de NFPA al coronavirus, visite nuestro sitio web.

 

Por Derek Vigstol es Líder de Servicios Técnicos Eléctricos en NFPA

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies