¿Se puede omitir la protección con rociadores si se usa otro agente extintor?

¿Se puede omitir la protección con rociadores si se usa otro agente extintor?

12 Oct 2020

Si bien el agua es a menudo el medio ideal para la extinción de incendios en función de la disponibilidad, el precio y la eficacia, existen ciertos edificios, contenidos y equipos que los propietarios de edificios desean proteger de la exposición al agua. Este es un tema común de discusión para edificios históricos, artefactos irremplazables como los que se pueden encontrar en museos, áreas sensibles de equipos eléctricos, incluidos servidores de datos y salas de control de plantas de energía. También se ha preguntado sobre quirófanos de hospitales y salas de resonancia magnética. Los propietarios y diseñadores de edificios a menudo se preguntan si existen opciones para omitir los rociadores y las tuberías de estos espacios o del edificio por completo, citando la preocupación por los daños causados por el agua, ya sea por la descarga accidental de rociadores o por fugas en las tuberías.

La alternativa propuesta por quienes cuestionan la necesidad de rociadores en estos casos es típicamente otro sistema de extinción que tendrá un impacto mucho menor en el contenido del espacio protegido. Estos sistemas pueden incluir dióxido de carbono, agua nebulizada o sistemas de extinción de agentes limpios. Si bien estos son sistemas efectivos que, cuando se diseñan e instalan correctamente, deberían activar y extinguir un incendio en un espacio antes de que sea probable que funcione un rociador, su instalación no necesariamente permite la omisión de la protección de rociadores en ese espacio. Aquí, veremos algunas consideraciones al hacer esta pregunta, por qué normalmente no se permite omitir los rociadores y algunos otros pasos que se pueden tomar para reducir los riesgos percibidos de daño por agua.

¿Se requieren rociadores para el edificio?
Determinar si se requieren rociadores es el mejor lugar para comenzar y dependerá del código de construcción adoptado localmente. El mandato para los rociadores se basará en la ocupación, el tipo de construcción, los pisos en altura y el área del piso, entre otros factores. Los códigos de seguridad humana, los códigos de incendios y cualquier código o norma de especialidad relacionada con el edificio, el equipo o el contenido que se ha adoptado también pueden afectar esta determinación (más sobre esto a continuación). Generalmente, una persona llega a la cuestión de omitir los rociadores después de haber determinado que son necesarios para el edificio.

¿Pueden otros sistemas de supresión reemplazar la protección de rociadores?
Si se requiere que el edificio esté protegido con un sistema de rociadores, es poco probable, aunque no lo descartaremos todavía, que se pueda omitir la protección con rociadores en ciertos espacios o áreas, incluso si se proporciona un sistema de extinción alternativo. Hay varias razones para esto, pero la principal es que la protección contra incendios y seguridad humana es compleja y es parte de un sistema general en el que muchos componentes diferentes trabajan juntos para proporcionar un entorno seguro para los ocupantes, protección de la propiedad y condiciones más seguras para los socorristas. Muchas concesiones en los códigos de construcción y los códigos de seguridad humana se basan en la condición de que un edificio esté "protegido en su totalidad" por un sistema de rociadores automáticos. Por ejemplo, proporcionar protección con rociadores puede permitir un tipo de construcción menos resistente al fuego de lo que se permitiría para el tamaño del edificio, clasificaciones de protección contra incendios reducidas para separaciones de ocupación, mayores distancias de viaje, concesiones para arreglos especiales de bloqueo de puertas y muchas otras concesiones que no están permitidas para edificios sin protección con rociadores en todas partes.

Ahora bien, el hecho de que el edificio requiera protección con rociadores en función de la ocupación, el tipo de construcción, el tamaño y cualquier otro factor hace que el argumento para omitir los rociadores en ciertas áreas sea más difícil, pero no termina completamente la discusión.

¿Implica esto que otros sistemas de supresión son inferiores a los sistemas de rociadores?
Un seguimiento lógico de estos puntos es cuestionar si los códigos y normas, por lo tanto, implican que otros sistemas de supresión son inferiores o no tan efectivos como los sistemas de rociadores. Este no es el caso. Los sistemas de extinción especializados ciertamente pueden ser efectivos contra incendios y, por lo general, están diseñados para activarse en etapas de un incendio mucho antes de que se active un rociador. Esto proporciona una mayor protección de la propiedad para el material en estos espacios, especialmente cuando los medios de extinción no dañarán la estructura, el equipo o el contenido del espacio.

Las características operativas de estos sistemas son donde entran las diferencias reales. Estos sistemas alternativos están comúnmente diseñados para aplicación local o inundación total de un espacio y tienen un volumen finito disponible. Si no se controla un incendio en ese tiempo antes de que se utilice por completo el volumen del agente, no se puede hacer nada más. Los rociadores, por otro lado, incluso si no logran extinguir un incendio, están diseñados para poder hacer fluir agua durante varias horas o indefinidamente en función del suministro de agua.

¿Qué códigos y normas específicas de ocupación o peligros deberían ser referenciados?
Fuera de los códigos de construcción, seguridad humana y contra incendios ampliamente aplicables, existen numerosos códigos y normas que se aplican específicamente a tipos de edificios especiales, tipos de equipos y materiales. Estos incluyen, pero ciertamente no se limitan a:

Debería identificarse si estos códigos o normas se adoptan en la jurisdicción, ya sea directamente o mediante referencia. También es importante comprender el alcance y el propósito de estos documentos. Algunos, como NFPA 75, requerirán protección con rociadores si el edificio tiene rociadores, otros, como NFPA 909, permitirán protección con rociadores o sistemas de supresión alternativos.

Si se tienen que proporcionar rociadores, ¿cómo se puede minimizar la posibilidad de daños por agua?
Si aún es necesario proporcionar rociadores, existen varios enfoques que pueden ayudar a limitar las preocupaciones de daños por agua en el espacio. Los sistemas de rociadores de acción previa, ya sea de enclavamiento simple o doble, se pueden utilizar para limitar el potencial de daño por agua debido a una descarga accidental resultante de un rociador que se daña físicamente. Las tuberías pueden tener un mayor paso, se pueden proporcionar drenajes auxiliares adicionales y se pueden implementar programas de inspección, prueba y mantenimiento exhaustivos para limitar el potencial de problemas de corrosión. Por supuesto, la instalación de otro sistema de extinción (aunque quizás no elimine la necesidad de rociadores) también puede limitar en gran medida el potencial de descarga de agua en el caso real de un incendio si es capaz de suprimir o extinguir eficazmente un incendio en su etapa incipiente antes de la activación de los rociadores.

Resumen
La posibilidad de que el agua se descargue en ciertos edificios, en ciertos espacios con contenido especial o en el equipo dentro de un edificio ciertamente puede ser una preocupación para los propietarios de edificios, ya sea en una situación de incendio, una descarga accidental o una fuga. A menudo, buscando proteger aún el edificio, el contenido y/o el equipo, se propone la eliminación de los rociadores en favor de un sistema de supresión alternativo. Si bien estos sistemas alternativos pueden ser muy efectivos para proteger la propiedad en cuestión, no siempre es tan simple como un reemplazo directo. Es necesario que haya conciencia del enfoque general de protección contra incendios y seguridad humana para el edificio y una comprensión de los códigos de construcción, seguridad humana y protección contra incendios, así como de los códigos y normas especializadas que pueden modificar esos requisitos. Incluso donde se necesita que permanezcan los rociadores, existen enfoques que se pueden tomar para limitar el potencial de descarga de agua en estos espacios.

Si este artículo le resultó útil, suscríbase al boletín Nexo NFPA para obtener contenido mensual y personalizado relacionado con el mundo de los incendios, la electricidad y la seguridad humana y de la construcción.

Jonathan Hart, P.E., Líder Técnico, Ingeniería de Protección contra Incendios en NFPA

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies