¿Cuáles son las diferencias entre barandas y pasamanos y cuándo se requieren?

¿Cuáles son las diferencias entre barandas y pasamanos y cuándo se requieren?

08 Ene 2021

Para muchos de nosotros, subir y bajar escaleras es una parte rutinaria de nuestro día. Podemos usar escaleras en el trabajo, en lugares de entretenimiento y en nuestro hogar sin pensar dos veces en cómo su diseño y función contribuyen en gran medida a la seguridad humana tanto en situaciones de emergencia como en las que no lo son.

Las escaleras pueden ser peligrosas si no se diseñan correctamente y no cumplen con los muchos criterios dimensionales y de diseño que se encuentran en NFPA 101, Código de Seguridad Humana. Según la edad o la capacidad física del usuario, las escaleras pueden ser un desafío para algunos. Los ocupantes también pueden tener diferentes niveles de comodidad y velocidad de desplazamiento en las escaleras. Para adaptarse a estas variables, los detalles del diseño de escaleras que se abordan en el Código incluyen la altura máxima de la contrahuella, la profundidad mínima del escalón, el ancho mínimo de la escalera y la uniformidad del diseño y la construcción para crear un camino seguro para desplazarse al usar las escaleras para moverse por todo el edificio. Es importante tener en cuenta que hay una gran cantidad de detalles del Código que comprenden el diseño de escaleras y ninguno debería pasarse por alto. Aquí, nos centraremos solo en dónde se requieren pasamanos y barandas y las diferencias en su función.

¿Qué es un pasamanos y dónde se requieren?

Quizás, una de las características de seguridad más importantes de las escaleras son los pasamanos y las barandas. Los pasamanos brindan apoyo a las personas que usan escaleras, actúan como una característica que los usuarios de escaleras pueden sostener o alcanzar para prevenir o frenar una caída y pueden servir como una guía para los usuarios de escaleras si el humo o una falla del sistema de iluminación reducen la visión. Se requieren pasamanos a cada lado de las rampas y escaleras nuevas, pero no se requieren en los descansos, excepto en los giros interiores de las escaleras y como una extensión horizontal corta del pasamanos de la escalera. Se permiten pasamanos en un solo lado de una escalera o rampa bajo las siguientes condiciones:

  • Escaleras existentes independientemente de la ocupación
  • Rampas existentes independientemente de la ocupación
  • Escaleras nuevas y existentes dentro de las unidades de vivienda y dentro de las habitaciones
  • Rampas nuevas y existentes dentro de las unidades de vivienda y dentro de las habitaciones

Para que los pasamanos sean efectivos, tienen que estar al alcance de una persona que haga uso de la escalera. Por lo tanto, además de proporcionar pasamanos a los lados de las escaleras, se requieren pasamanos intermedios para que ninguna parte de la escalera tenga más de 30 pulgadas (760 mm)—o 44 pulgadas (1120 mm) para escaleras existentes—de alcance horizontal de un pasamanos disponible. La distancia de 30 pulgadas desde un punto en una nueva escalera hasta el pasamanos más cercano se basa en el hecho de que las personas solo pueden alcanzar aproximadamente 24 pulgadas hacia un lado para agarrarse de un pasamanos y que los brazos de una persona se extienden desde el costado del cuerpo, no desde la línea central.

Es posible que no todos los usuarios de escaleras se sostengan de un pasamanos mientras se mueven por una escalera, pero a menudo permanecen al alcance de un pasamanos mientras suben y bajan por las mismas. La intención de exigir pasamanos adicionales es garantizar que los usuarios nunca estén demasiado lejos de un pasamanos cuando sea necesario. Los pasamanos intermedios se requieren solo a lo largo del camino natural hacia y desde el edificio, independientemente del ancho real de la escalera y para que una persona tenga un pasamanos accesible si lo necesita, sin tener que desplazarse demasiado lejos a un lado de las mismas, particularmente en escaleras más anchas. Las dos escaleras a continuación ilustran dos ejemplos diferentes de colocación de pasamanos para una nueva escalera, según el camino natural de desplazamiento y el ancho de salida requerido.

ilustracion escaleras

El Código no espera, ni quiere, que una persona tenga que llegar demasiado lejos, o moverse horizontal o verticalmente a través de o bajar escaleras sin un pasamanos disponible para su estabilidad. No es la

intención, y a menudo se malinterpreta como un requisito, que se requieran pasamanos intermedios cada 30 pulgadas/44 pulgadas (nuevos/existentes). Los ocupantes tienden a permanecer dentro de su ruta natural de salida, que es a lo largo de las líneas cercanas a los lados de las escaleras o en línea con las puertas de salida que desembocan en las escaleras. Un número mayor de pasamanos es demasiado conservador y no es un diseño práctico, ya que los ocupantes no utilizan por igual todo el ancho de la misma en escaleras más anchas. Demasiados pasamanos pueden incluso tener un impacto en el ancho efectivo de la escalera y obstruir la salida.

¿Qué es una baranda y dónde son requeridas?

Mientras que los pasamanos están ahí para ayudar a reducir la velocidad o prevenir una caída en una escalera o rampa, las barandas están para ayudar a prevenir una caída sobre un lado abierto de una superficie para caminar. Se requieren barandas a lo largo de los lados abiertos de los caminos de salida donde hay una caída vertical de al menos 30 pulgadas (760 mm). En las escaleras, las barandas pueden integrarse en el diseño del pasamanos, de modo que los usuarios de escaleras más altos no puedan caer por la parte superior del mismo. Además, las barandas abiertas (debajo del pasamanos, si los hay) requerirán rieles intermedios para evitar que los niños se caigan.

A diferencia de estar en la misma subsección numerada que los pasamanos, el requisito de exigir la presencia de barandas se encuentra en los requisitos generales de la Sección 7.1 del Código porque los lados abiertos en los caminos de las vías de salida ocurren en lugares que no son solo escaleras y la intención del Código es proteger a los ocupantes para que no se caigan desde un lado abierto de una superficie para caminar más allá de las escaleras. Los detalles del diseño de la baranda se encuentran después de las disposiciones para pasamanos y se aplican a cualquier lugar donde éstas se requieran. Además de las escaleras, las áreas en un medio de salida que podrían requerir protección con barandas incluyen descansos, escaleras mecánicas, pasillos rodantes, balcones, corredores, aberturas en el piso o techo, rampas, pórticos y entrepisos.

En conclusión, tanto los pasamanos como las barandas desempeñan funciones distintas e importantes que contribuyen a la seguridad humana de los ocupantes mientras se desplazan por las vías de salida. La próxima vez que use las escaleras, piense en su dependencia del pasamanos y la baranda y observe lo incómodo que se puede sentir al no tener un pasamanos o baranda cerca. Por estas razones, NFPA 101

proporciona un gran detalle para garantizar la estabilidad y la confianza de los ocupantes cuando usan escaleras y cuando se desplazan a lo largo de partes elevadas de los medios de egreso.

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse al día con las últimas novedades, investigación e innovaciones en el mundo de la protección contra incendios y seguridad eléctrica, humana y edilicia.

 

Por Kristin Bigda, Ingeniera Principal de Protección contra Incendios, NFPA

Compartir:

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies