Inspecciones del sistema de rociadores, pruebas y frecuencias de mantenimiento explicadas

Inspecciones del sistema de rociadores, pruebas y frecuencias de mantenimiento explicadas

09 Mar 2022

NFPA 25, Norma para la Inspección, Prueba y Mantenimiento de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua, proporciona los criterios para las actividades de rutina que hay que realizar para garantizar que se pueda confiar en los sistemas de protección contra incendios a base de agua, como los sistemas de rociadores automáticos, en caso de incendio.

Estas actividades van desde la simple confirmación visual de algunas cosas, como la posición de la válvula o la temperatura de la habitación o del tanque de agua con mayor frecuencia, hasta actividades mucho más complejas, como pruebas de flujo total y evaluaciones internas a intervalos más largos.

NFPA 25 no solo especifica las actividades que tienen que realizarse, sino que también especifica la frecuencia con la que necesitan realizarse. La frecuencia puede describir tanto el tiempo mínimo como el máximo entre eventos. Estos se dan en términos de diario, semanal, mensual, trimestral, semestral, anual, trienal y quinquenal. Pero, ¿qué significa exactamente cada uno de esos términos y qué tipo de flexibilidad se incorpora a esas frecuencias para permitir diferentes circunstancias? La respuesta a esto es de gran valor, ya sea que usted sea el propietario del edificio o el administrador del establecimiento que intenta determinar cómo pueden cumplir sus sistemas o si es un proveedor de servicios de IPM que se comunica con los clientes sobre los criterios de cumplimiento. La siguiente tabla identifica cómo se definen las frecuencias en NFPA 25.

NFPA 252020

Como se puede ver al observar estas definiciones, existe cierta flexibilidad presentada de diferentes maneras. Las actividades más frecuentes necesitan ocurrir dentro del día, la semana o el mes del calendario, respectivamente, y no siempre es necesario que se realicen a la misma hora exacta en el intervalo dado. Las frecuencias de mayor duración comienzan a dar más flexibilidad, pero también introducen el concepto de tiempos mínimos que tienen que transcurrir entre la realización de la actividad además de especificar el tiempo máximo que puede transcurrir. Por ejemplo, la inspección y/o la prueba podrían realizarse el 31 de diciembre y nuevamente el 1 de enero. Para las actividades de frecuencia mensual, esto sería aceptable, pero no satisfaría las inspecciones o pruebas separadas para aquellas actividades con duraciones más largas, incluidas aquellas con una frecuencia anual porque se basa en el tiempo transcurrido con criterios mínimos y máximos en lugar de solo en el año calendario.

Aviso importante: cualquier opinión expresada en este blog es la opinión personal del autor y no representa necesariamente la posición oficial de NFPA o sus comités técnicos. Además, esta pieza no está destinada ni debe confiarse en ella para proporcionar consultas o servicios profesionales.

 

Por Jonathan Hart, Líder Técnico, Servicios Técnicos de Ingeniería en NFPA

 

suscribete Nexo blog CTA

Compartir:

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies