Mientras que los residentes de la capital del Líbano, Beirut, se recuperaban de la inmensa explosión de nitrato de amonio en el puerto de la ciudad el 4 de agosto, que dio muerte a casi 200 personas, se desataron tres importantes incendios durante una semana en septiembre, seguidos de otra mortal explosión en octubre.