Mientras Ucrania, como el resto del mundo, se ocupaba de la pandemia del coronavirus en abril, el país de Europa Oriental también tenía que luchar contra otro potencial peligro para la salud: niveles de radiación elevados desencadenados por un incendio forestal que ardía cerca de la Planta de Energía Nuclear de Chernóbil cerrada.

La planta explotó en 1985, provocando el peor desastre nuclear de la historia. Actualmente, la planta abandonada está rodeada por una zona de exclusión que abarca aproximadamente 1,000 millas cuadradas, donde está restringido el acceso del público y no se permite que nadie viva allí.

La zona de exclusión frecuentemente sufre incendios forestales, pero el ocurrido del 4 al 14 de abril fue el de más grandes dimensiones que ha tenido lugar en el área desde hace décadas, según los reportes de noticias. La Agencia de Gestión de la Zona de Exclusión de Ucrania (Ukraine Exclusion Zone Management Agency) dijo que hasta el 11 de abril, el fuego había quemado más de 8,600 acres y requerido la respuesta de alrededor de 400 bomberos, 100 ingenieros en protección contra incendios y varios helicópteros, según el New York Times. Ayudados por la lluvia, los bomberos lograron controlar el fuego el 14 de abril, aunque no antes de que los niveles de radiación en uno de los puntos aumentaran 16 veces por encima de lo normal en el lugar del incendio. El fuego también se extendió, de manera alarmante, hasta cerca de la planta de Chernóbil abandonada, ardiendo, según se informó, a una distancia de aproximadamente una milla del sitio.

"Fue un incendio inigualable y aterrador respecto a que los bomberos estaban potencialmente expuestos a la ceniza radioactiva", dijo Lucian Deaton, gerente de programas de la División Incendios Forestales de NFPA. Deaton contó que había leído en internet los comentarios de los bomberos de países de Europa fuera de Ucrania, que expresaron su temor al pensar en la respuesta a un incendio forestal en tales circunstancias. "Creo que para ellos el mayor temor es el desconocer cuál es la condición del combustible que está ardiendo", dijo. "No se trata de tácticas. Lo atacarían de la misma manera que atacan cualquier incendio forestal, pero con la preocupación por lo que está ardiendo y saber, en el caso de Chernóbil, que el combustible es radioactivo".

Debido a que el suelo y la vegetación en la zona de exclusión aún están irradiados por la explosión, cuando arden, la ceniza resultante también es radioactiva.

NFPA Journal envió un correo electrónico a la Exclusion Zone Management Agency preguntando si los bomberos que combatieron el incendio ocurrido en abril tuvieron que usar equipos de protección especiales, pero no fue respondido antes de la fecha de cierre de presentación de artículos para la revista. En fotos tomadas durante el incendio, algunos bomberos parecen estar usando máscaras respiratorias—aunque eso podría ser por la pandemia del coronavirus, no debido a recaudos relacionados con la exposición a la ceniza radioactiva. Deaton planteó su teoría acerca de que equipar a bomberos que combaten incendios forestales con ropas que bloquean la radiación podría ser imposible debido que los trajes que se fabrican para ese fin están hechos con materiales pesados, no transpirables como caucho y plomo, y serían demasiado calurosos para bomberos que trabajan en estrecha proximidad con el calor y las llamas. "Es una lección que aprendimos con los soldados durante la Guerra del Golfo", dijo. "Si no pueden ser usados en el desierto, definitivamente tampoco pueden ser usados en un incendio forestal".

El 17 de abril, Reuters informó que los niveles de contaminación del aire en Kiev, ciudad capital de Ucrania, ubicada alrededor de 60 millas al sur de Chernóbil, fueron los más altos de todo el mundo—resultado de los incendios. Los niveles de radiación en la ciudad, sin embargo, se mantuvieron normales.

América Llatina

Todo el contenido de NFPA Journal traducido ahora al español

Con el afán de suministrar más información sobre seguridad humana, seguridad contra incendios y seguridad eléctrica a los hispanohablantes de todo el mundo, NFPA anunció, a principios de este año, que todas las ediciones de NFPA Journal serán ahora publicadas en español en su versión digital. El nuevo contenido web llevará el nombre de NFPA Journal en EspañolNFPA Journal, la galardonada revista para miembros de NFPA, se publica seis veces por año y está disponible en formato impreso, web y digital El cambio reemplaza al Journal Latinoamericano, una publicación impresa que durante 20 años ha incluido artículos seleccionados de NFPA Journal y su circulación era de cuatro veces por año. Para leer o registrarse para recibir actualizaciones de NFPA Journal en Español, visite nfpajla.org.

Provincia de Sichuan, China

En incendio forestal en China mueren 18 bomberos, un año después de que murieran 27 bomberos en un incendio similar

A fines de marzo, un incendio forestal en la región de la Provincia de Sichuan, al sudoeste de China mueren 18 bomberos y un guía de bosque. El incendio ocurrió un año después de que un incidente similar en la región provocara la muerte de 30 personas.

El incendio más reciente se inició en una granja y, alimentado por los fuertes vientos, se propagó en alrededor de 2,500 acres de la región montañosa, según informó Wildfire Today. En marzo de 2019, 27 bomberos y tres civiles perdieron la vida en un incendio forestal que consumió casi 100 acres de tierra en la provincia. Ninguno de los informes aclaraba exactamente de qué manera docenas de bomberos murieron combatiendo estos dos, relativamente pequeños, incendios forestales.

015

Si bien no existe una base de datos mundial sobre mortalidad de los bomberos, los incidentes probablemente se ubican entre los incendios forestales con mayor cantidad de víctimas fatales de la historia del país. En los Estados Unidos, por ejemplo, en solamente tres incendios forestales se registró la muerte de 15 bomberos, de acuerdo con datos de NFPA.

Un artículo publicado en abril por Bloomberg mostraba un panorama escalofriante de los incendios forestales en China, donde se están desarrollando tareas de reforestación generalizadas—y aumentando las cargas combustibles forestales como resultado. "China ha ingresado en un período de alto riesgo de incendio", advirtió el Servicio Forestal del país en una declaración, según expresa Bloomberg. Sumemos a eso un clima cálido, y estas extensiones cada vez más grandes de tierras forestales están comenzando a arder con mayor frecuencia y con mayor ferocidad.