El análisis, publicado en la revista Shock Waves en septiembre, encontró que en cuestión de milisegundos, la explosión liberó aproximadamente 1 gigawatt hora de energía—equivalente a aproximadamente 860 toneladas de explosivos TNT y una energía suficiente como para abastecer de energía a100 viviendas durante un año entero, según una declaración publicada por la universidad. Esa cantidad de energía es casi la misma cantidad de energía que pueden producir 3 millones de paneles solares o 400 turbinas eólicas durante el transcurso de un año.

"Después de ver cómo se desarrollaron los eventos, quisimos utilizar nuestra experiencia en ingeniería de explosiones para ayudar a comprender lo ocurrido en Beirut y brindar datos que pudieran ser utilizados para ayudar a prepararse y salvar vidas en eventos como este en caso de que volvieran a ocurrir", dijo Sam Rigby, autor líder del estudio, en una declaración universitaria. "Al comprender más acerca de la potencia de las explosiones accidentales a gran escala como la ocurrida en Beirut, podemos elaborar predicciones más precisas sobre cómo se verán afectados los diferentes edificios y los tipos de lesiones que posiblemente se producirán a diferentes distancias de la explosión".

El análisis posiblemente no habría sido posible sin las redes sociales. A medida que el incidente se fue desarrollando a principios de agosto, se publicaron en redes sociales como Twitter, Facebook y otras plataformas cientos de videos del incendio y posterior explosión.

Los investigadores utilizaron esos videos, combinado con imágenes de audio y satelitales, para determinar la velocidad y potencia de la explosión. La explosión se produjo cuando un incendio causó la desestabilización y explosión de aproximadamente 3,000 toneladas métricas de nitrato de amonio, un ingrediente común en fertilizantes. El nitrato de amonio había sido conservado en un depósito en el puerto de la ciudad durante años, a pesar de las advertencias de los funcionarios sobre su inseguridad. "Seis millones de libras de un peligroso material como este almacenado en un entorno dinámico como un puerto durante seis años es un accidente esperando suceder. Y sucedió", le dijo a NFPA Journal después del incidente Anas Alzaid, representante de NFPA en Medio Oriente y Norte de África. La explosión dio muerte a aproximadamente 200 personas y derribó edificios dentro de un radio de dos millas.

Si bien el nuevo análisis muestra que la explosión en Beirut fue mucho más potente que otras notables explosiones de nitrato de amonio en el pasado – generó alrededor de 100 veces más energía que la explosión de nitrato de amonio de 2013 en instalaciones de fertilizantes en West, Texas, según los informes de los medios – aun así no alcanzó a la explosión no nuclear más extensa de la historia, la explosión de diciembre de 1917 en el puerto de Halifax, Nueva Escocia. Según un libro publicado sobre el incidente en 1994, la explosión de Halifax, en la que murieron más de 1,600 personas, incluyó el equivalente a 3,000 toneladas de explosivos TNT, casi cuatro veces más que lo estimado en la explosión en Beirut.

Lea aquí (en inglés) el análisis completo de la Universidad de Sheffield sobre la explosión en Beirut.

Ulsan, Corea del Sur

Un nuevo esfuerzo apunta a cuantificar el problema de los incendios en fachadas de edificios de gran altura

015
Un incendio en un edificio de gran altura en Corea del Sur en octubre resaltó la necesidad de recopilar datos adicionales sobre incendios en fachadas a nivel mundial. 

 

Casi 100 personas sufrieron lesiones durante el mes de octubre cuando las llamas escalaron rápidamente por la fachada de un edificio de gran altura de 33 pisos en Ulsan, Corea del Sur. Mientras Birgitte Messerschmidt, directora de Investigación Aplicada en NFPA, observaba cómo se desarrollaban las noticias, ella sabía que el incendio era uno más en una extensa fila de incendios en sistemas de muros exteriores combustibles, incluyendo las fachadas. "Es un clásico, en el que el fuego se propaga con rapidez por el edificio mientras que grandes pedazos se derrumban", dijo Messerschmidt.

Casualmente, el incendio en Corea del Sur llegó tras la publicación en septiembre de un nuevo listado en línea de incendios en fachadas de edificios de gran altura. El listado, que fue recopilado por investigadores en el Imperial College de Londres y está cargado en Wikipedia, representa un importante paso para cuantificar el problema mundial de incendios en fachadas de edificios de gran altura.

"Es un simple comienzo para intentar responder esta pregunta sobre cuántos incendios como ese suceden", dijo Messerschmidt. "Si podemos contar con información no solo sobre los grandes incidentes sino también sobre los de menor dimensión, eso resulta valioso, porque tal vez fue menor por haber contado con una efectiva construcción o un sistema de rociadores en funcionamiento".

Con la posibilidad de que cualquier individuo en cualquier lugar del mundo pueda agregar incidentes al listado, el esfuerzo representa también la primera vez que una práctica conocida como ciencia cívica puede ser utilizada para analizar un problema de incendios, dijo Messerschmidt.

Messerschmidt escribió sobre la falta de datos en relación a los incendios en fachadas en un artículo de la publicación de mayo/junio de NFPA Journal en Español, "Vacío de datos".