El 9 de enero, un incendio en una estación de subte del sistema de subterráneos en expansión de la Ciudad de México provocó el cierre de seis de las líneas principales de subte y obstaculizó los viajes diarios al trabajo de cientos de miles de personas en la ciudad más extensa de América del Norte.

Una mujer policía perdió su vida al resbalarse y caer del edificio del subterráneo durante el incendio, según los informes de noticias. Treinta más fueron internados, en su mayoría con lesiones por inhalación de humo.

La causa del incendio está aún en investigación, pero los informes especularon con que podría haber sido originado por una falla eléctrica en la estación o por un derrame de petróleo. El incendio, que produjo una nube de humo en la ciudad de casi 9 millones, fue finalmente controlado casi 12 horas después de su inicio. El periódico Milenio reportó que podría llevar hasta tres meses reparar las líneas de subte dañadas, que están entre las más utilizadas de todo el sistema.

"Este incidente ha provocado frustración entre quienes viajan al trabajo y plantea importantes interrogantes sobre los mantenimientos y actualizaciones necesarios", dijo Jaime Gutierrez, director de desarrollo internacional de NFPA para América Latina.

"Dado que estoy a cargo de promover la responsabilidad gubernamental, la infraestructura de seguridad humana y contra incendios, el cumplimiento con los códigos y las estrategias de respuesta de emergencia en la Ciudad de México, cuento también con muchos interrogantes incluyendo uno obvio: ‘¿Cómo ocurrió este incendio?’"

La investigación de NFPA muestra que los cuerpos de bomberos en Estados Unidos respondieron a aproximadamente 1,100 incendios por año en o cerca de estaciones de tránsito rápido entre 2014-2018. Desde 1983, NFPA ha contado con NFPA 130, Norma para sistemas de tránsito sobre rieles fijos y sistemas de transporte ferroviario de pasajeros, que ayuda a las jurisdicciones a abordar el diseño, mantenimiento, y requisitos de seguridad. Los funcionarios en México creen que un retraso en el mantenimiento podría haber tenido alguna influencia en el incendio de enero.

En una entrevista en televisión, un ex director del Metro le dijo a Mexico News Daily que la estación estaba desactualizada y que requería de una reparación. "Estas instalaciones deberían haber sido reemplazadas hace 20 años [o] al menos renovarse gradualmente [pero] no fue el caso", dijo Jorge Gaviño. "Son sistemas antiguos y obsoletos que definitivamente deben recibir un adecuado mantenimiento para evitar… riesgos para los pasajeros".

Mundial

Riesgos de cuidado

Un aluvión de incendios en instalaciones para el cuidado de la salud resalta los desafíos regulatorios a nivel mundial.

Rusia

En diciembre, se desató un incendio durante la noche en un hogar de ancianos en Rusia central, dando muerte a 11 de sus ocupantes y conmocionando a la comunidad local. Un video mostró las llamas saltando de los techos de un pequeño edificio de estilo cabaña de troncos. Solo cuatro de las 15 personas en el hogar pudieron escapar, según el Comité de Investigación de Rusia, que investiga delitos graves.

Una mujer que trabajaba en el hogar de cuidados intermedios les dijo a los medios de noticias locales que intentó "despertar, tironear y arrastrar a la gente" a través de una pequeña ventana abierta, en parte porque "no había una salida principal – todo estaba en llamas."

Rady Khabirov, gobernador de la República de Bashkortostan donde ocurrió el incendio, les dijo a los medios de noticias locales que el gobierno cuenta con un poder limitado en Rusia para regular los hogares de ancianos. "No se exige que esta actividad esté certificada… pero no me gusta que se haya albergado a tanta gente en pequeño hogar", dijo. No es la primera vez que una falta de supervisión regulatoria ha provocado muertes en hogares de cuidados intermedios en Rusia. La última primavera, 14 residentes perdieron sus vidas en dos incendios en hogares de cuidados intermedios cerca de Moscú, y en el 2007, 105 residentes perdieron su vida en tres incendios en hogares de cuidados intermedios diferentes, según The New York Times.

India

Los funcionarios en ese país están bajo examen de la Corte Suprema de la nación después de que una serie de incendios mortales en hospitales plantearan interrogantes sobre las prácticas de seguridad.

A principios de enero, 10 bebés recién nacidos perdieron su vida al desatarse un incendio en la unidad de maternidad de un importante hospital en el estado de Maharashtra en India. El personal del hospital pudo trasladar a siete de los infantes hacia un lugar seguro, pero el incendio se volvió demasiado intenso como para rescatar a los demás, que oscilaban entre tan solo algunos días y tres meses de vida, según los informes. La causa del incendio está aún en investigación.

El evento llegó tras al menos otros cuatro incendios en el último año en hospitales de India que tratan pacientes con COVID-19. Dichos incendios incluyen, el incendio en Ahmedabad en el mes de agosto, que dio muerte a ocho pacientes con COVID, y otro en una clínica en la ciudad de Rajkot en noviembre que se cobró las vidas de otros cinco pacientes con COVID.

Los incidentes han instado a la Corte Suprema de la India a solicitar una investigación sobre seguridad contra incendios en hospitales para el tratamiento del coronavirus en el país.

Rumania

013
PELIGRO EN HOSPITALES En el mes de noviembre, 10 personas perdieron su vida en un hospital en Rumania donde se trataban pacientes con COVID-19, uno de una serie de mortales incendios en hospitales y otras instalaciones para el cuidado de la salud alrededor del mundo. 

Diez personas perdieron su vida y otras siete sufrieron graves lesiones en noviembre al desatarse un incendio en un hospital con pacientes que recibían tratamiento por COVID en la ciudad rumana de Piatra Neamt.

Los funcionarios dijeron que un cortocircuito en una unidad de cuidados intensivos posiblemente fue la causa del incendio, que se propagó con rapidez hacia una sala adyacente. Según Associated Press, las agencias de noticias locales en Rumania han informado durante mucho tiempo que el hospital de Piatra Neamt tiene una mala reputación por estar mal administrado y que ha recibido a ocho administradores nombrados por el gobierno para supervisar las instalaciones en tan solo el último año.

Después del incendio, se observaron masivas protestas en todo Rumania "por la cultura de corrupción y falta de responsabilidad del país", según Reuters.

Para un profundo análisis de los serios y persistentes desafíos de seguridad enfrentados por los hospitales en todo el mundo, lea la crónica especial en el NFPA Journal en Español, "Tratamiento de quemaduras".