Cada vez se les exige más a los cuerpos de bomberos en todo Estados Unidos, desde la supresión de incendios forestales y la respuesta ante tiradores activos, hasta el cuidado de los pacientes con COVID-19. Sin embargo, muchos departamentos carecen de los recursos y el entrenamiento para asumir con éxito estas responsabilidades.

Ese fue uno de los principales hallazgos del informe de la Quinta Evaluación de Necesidades del Servicio contra Incendios de EE. UU. de la NFPA (en inglés), que se publicó en diciembre e incluyó las respuestas de casi 3000 cuerpos de bomberos que fueron encuestados por la NFPA en 2020 y 2021.

"Los bomberos están involucrados en una gama de actividades cada vez más amplia y están respondiendo a nuevas emergencias de manera continua", dijo Ben Evarts, gerente de investigación y recopilación de datos de la NFPA, quien ayudó a preparar el informe. "El papel de socorristas que desempeñaron los bomberos en la primera línea de la pandemia por COVID-19 refleja solo un ejemplo reciente de las innumerables formas en las que se depende de los cuerpos de bomberos para proteger y servir a las comunidades".

Sin embargo, el informe indica que muchos cuerpos de bomberos no están equipados para realizar algunas de estas funciones. Por ejemplo, casi la mitad de todos los cuerpos de bomberos encuestados comentaron que no podían proporcionar a todos sus socorristas equipo de protección personal (EPP) médico, un componente crítico para responder de manera segura a las llamadas durante una pandemia.

El entrenamiento fue otra área en la que los cuerpos informaron necesidades insatisfechas importantes.

"En todos los tipos de respuesta de la encuesta, desde la extinción de incendios estructurales hasta las respuestas ante tiradores activos, se informó que el personal del cuerpo de bomberos era responsable de responder a incidentes para los que no habían recibido entrenamiento ni certificación formales", según el informe. Casi el 70 % de los cuerpos de bomberos que informaron ser responsables de las operaciones de incendios forestales comentaron que tenían personal que no estaba entrenado formalmente para manejar incendios forestales. En cuanto a los cuerpos de bomberos que dijeron haber respondido a eventos de tiradores activos, alrededor de un tercio informó no contar con personal entrenado.

Concebidas a partir de los ataques terroristas del 11 de septiembre, las evaluaciones de necesidades del servicio contra incendios de la NFPA anteriores se publicaron en 2002, 2006, 2011 y 2015. Lea todos estos informes, así como el más reciente, en nfpa.org/needsassessment.